Jamás

FOTO: Getty Images

Un presidente del Gobierno en el banquillo. Declarando ante la justicia por la trama Gürtel: pagos en B en su partido, donaciones sospechosas, tesorero en la cárcel y un largo etcétera. Puede que alguien esperase alguna declaración esclarecedora. Pero eso es más probable en una película de ciencia ficción que en un tribunal de justicia español. Lo que encontramos en las declaraciones de miércoles de Mariano Rajoy no han sido más que palabras vacías, intentos una y otra vez de deshacerse de una culpa que no solo atañe a su partido sino también a su persona. ¿Recibió pagos en B? ¿Sobresueldos? ¿Sobres? ¿Conocía al señor Correa? ¿Al señor Bárcenas? Jamás. No me consta. No lo recuerdo. Las respuestas trilladas que se oyen una y otra vez en los banquillos de los juicios por corrupción.

Pese a las pruebas de que el nombre del actual presidente del Gobierno aparece como avalista de Luis Bárcenas en la documentación sobre sus cuentas en Suiza, Rajoy asegura que no autorizó dar su nombre para dichas acciones. “No sé nada de cuentas, lo supe cuando se publicaron en los medios, y no puedo aportarle nada, no sé nada de ese asunto, francamente”, fueron las palabras del líder de los populares para deshacerse del entuerto. Quizá debería plantearse hasta qué punto alguien que no sabe qué se mueve en su partido deba estar al frente de un partido político, no hablemos ya de un país. Pero las preguntas no están bien vistas.

Así que para que a nadie se le ocurra pensar demasiado, ayer mismo el que se sentaba el miércoles en el banquillo se colgaba la medalla del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, pese a que desde que su equipo gobierna, las partidas destinadas a este asunto han disminuido más de un 30%. Y a otra cosa, mariposa. Sin embargo, éste es un tema del que Mariano Rajoy tampoco conoce gran cosa. Hace año y medio aproximadamente, el presidente del Gobierno reconocía que “es difícil saber cuáles son las causas” de la violencia machista y daba por supuesto que serían muchas y muy variadas. Ya se sabe, un plato es un plato y un vaso es un vaso en el suyo beneficio político. ¿Y el de los ciudadanos? No le consta. Jamás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s