Lawrence Ferlinghetti le toma el pulso a la poesía de la generación beat

Por Carmen Sánchez (@edhelgrim)

Aunque lo parezca, City Lights no siempre ha sido parte de la canción de La La Land. En los 50 fue el nombre de una revista que publicó los primeros poemas de un grupo procedente de la Universidad de Columbia que llegaban dispuestos a romper con las reglas de la Literatura y a plantarle cara a la situación social en la que se sumergía Estados Unidos. Al mismo tiempo, se constituía como librería en el 261 de la Avenida Columbus de San Francisco, la primera en Estados Unidos en especializarse en los libros en formato bolsillo ante la voluntad de su cabecilla, Lawrence Ferlinghetti, de acercar la mejor Literatura a quienes menos posibilidades tenían de acceder a ella.

En 1955, en pleno Renacimiento de San Francisco, vio la luz la editorial homónima, entre cuyos títulos se encuentran desde Berlot Bretch hasta García Lorca, y cuya primera serie, Pocket Poets Series, constituyeron el asentamiento de la imagen por antonomasia de la generación beat.

Tras aquel multitudinario recital en la Six Galery, donde Allen Ginsberg leyó por primera vez su Aullido, Ferlinghetti fue uno de los primeros en interesarse en el manuscrito del que fuese el pistoletazo de salida de los beats. De la misma manera, y tras la publicación de este volumen de poemas, impreso primero en Londres y distribuido después en Estados Unidos, Ferlinghetti se convirtió en uno de los más firmes defensores de la libertad de expresión al verse involucrado en un juicio por obscenidad al publicar los poemas de Ginsberg. El juicio acabó convertido en un auténtico simposio sobre poesía, concretamente sobre si el valor literario y social de las palabras empleadas por Ginsberg debían prevalecer por encima del delito de pornografía que se le imputaba.

Sin embargo, y pese a su gran labor como editor y difusor de la poesía de su generación, poco de su faceta como poeta nos ha llegado en castellano. El pasado año, la editorial Salto de Página publicaba El pulso de la luz, una selección de poesía escogida por el escritor, editor y traductor Antonio Rómar.

Remar dice de Ferlinghetti que, tras comprar un libro suyo, descubrió tres cosas: “la primera es que se trata de un poeta de talla mundial, editor clave en la defensa de la libertad de imprenta, anarquista, promotor cultural, agitador político, veterano de Nagasaki, pintor, librero épico, veterano de los beat, veterano también del Renacimiento de San Francisco, y que su segundo libro está considerado un clásico moderno en los Estados Unidos desde hace medio siglo”.

Este libro es Un Coney Island en la mente, el único título del poeta traducido al español. He ahí el segundo descubrimiento. “El segundo descubrimiento fue que yo no era la única persona que ignoraba la obra (y la vida) de Lawrence Ferlinghetti. Visité varias librerías, pero eso estaba fuera de discusión. Pronto comprendí que no existían”.

El tercer descubrimiento es que Ferlinghetti, al contrario que todos sus compañeros de generación, sigue vivo. Vivo y en activo con unos maravillosos noventa y ocho años lúcidos que le permiten seguir acudiendo a recitales de poesía en San Francisco. Gracias a esta selección escogida de poesía que Salto de Página pone a disposición de quien quiera acercarse a esta figura esencial de la generación beat (y, por consiguiente, de la literatura contemporánea).

El salto de la luz reúne poemas de Picture from the gone world (1955), A Coney Island of the mind (1955), Starting From San Francisco, The secret meaning of things, Back roads to far place (1971), Open eye, open heart, Who are we now? (1974), Landscapes of living and dying  (1979), Over all the Obscene Boundariess (1980), These are my rivers (1993), A far rockaway of the heart (1998), How to paint sunlight (2001) y Blast, cries, laughter (2014).

Tantos títulos y tantos años de actividad dan para contar muchas cosas. A lo largo de esta poesía escogida podemos leer poemas de corte social aludiendo a la guerra, la implicación de América en la misma, el hastío de hacia dónde se dirige la sociedad (como diría Baudelaire, esos hombres que se precipitan hacia el abismo), pasando por manifiestos poéticos, llamadas a los poetas de su tiempo inspirados en los que les llevaron hasta ahí (Walt Whitman, Poe, Lorca, Rimbaud) u odas al hombre detrás de cuya sombra siempre ha estado como primer editor, Allen Ginsberg.

Allen Ginsberg se muere
Está en todos los periódicos
Está en las noticias de la tarde
Un gran poeta se muere
Pero su voz
no muere
Su voz está sobre la tierra
En el Bajo Manhattan
en su propia cama
él se muere
No hay nada
que hacer al respecto
Él muere la muerte que todo el mundo muere
Él muere la muerte del poeta
Él tiene un teléfono en la mano
y está llamando
desde su cama en el Bajo Manhattan
Alrededor del mundo
el teléfono suena
“Soy Allen”
dice la voz
Allen Ginsberg llama
¿Cuántas veces lo han escuchado antes
durante estos largos años?
Él no tiene que decir Ginsberg
Alrededor del mundo
en el mundo de los poetas
Sólo hay un Allen
“Quería contarte” dice
Les cuenta lo que ocurre
lo que se le viene
encima
La muerte amante oscura
encaramándosele
Su voz viaja por satélite
sobre la tierra
sobre el Mar de Japón
donde una vez estuvo desnudo
tridente en mano
como un joven Neptuno
un joven con barba negra
de pie sobre una playa de piedra
La marea está alta y las aves marinas lloran
Las olas rompen sobre él ahora
y las aves marinas lloran
en la costa de San Francisco
Hay un fuerte viento
Hay grandes olas espumosas
azotando el Embarcadero
Allen está al teléfono
Su voz está en las ondas
Estoy leyendo poesía griega
La mar está en ella
Los caballos lloran en ella
Los caballos de Aquiles
loran en ella
aquí junto a la mar
en San Francisco
donde las olas lloran
hacen un sonido sibilante
un sonido sibilino
Allen
susurran
Allen

Anuncios

Un comentario en “Lawrence Ferlinghetti le toma el pulso a la poesía de la generación beat

  1. Pingback: Los libros que no puedes dejar escapar en la Feria del Libro | La línea de fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s