Los 100 días de trampa de Donald Trump

Por Sara Pérez (@sarap0va)

Hace 100 días que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, y parece que fue hace cuarenta años. No se puede negar, que como el bien dijo, es uno de los presidentes que más “ha hecho” en tan poco tiempo.  Incluso le ha dado tiempo a instalar un botón en el escritorio del Despacho Oval para pedir una Coca-cola fresquita en los momentos estresantes o enviar un buque listo para la guerra con Corea del norte en dirección contraria.

Durante la campaña, Trump prometió devolver el poder al pueblo estadounidense y ser el presidente de “todas los hombres y mujeres olvidados”. Sin embargo, su gabinete, formado básicamente por hombres blancos, ultraconservadores y multimillonarios, no es un reflejo exacto de la sociedad norteamericana.

Aunque tengamos la viva imagen de Trump firmando sin parar proyectos de ley desde el escritorio Resolute, el presidente norteamericano se ha encontrado con facilidades para sacar adelante mucha de sus propuestas, pero también con muchos obstáculos legislativos y críticas internacionales. Trump_ portada Time

En este artículo encontraréis cuatro puntos calientes de la guerra de Donald Trump contra Washigton.

Nepotismo. Trump desconfía hasta de su propia sombra y ha ido moviendo sus peones incluso en el círculo más cercano. Del tablero de juego, ha caído su confidente Steve Bannon y el general Michael Flynn. Su yerno Jared Kushner es su mano derecha, y su hija Ivanka Trump, mujer de Kushner y primera dama de facto, es su mano izquierda. El matrimonio tiene el privilegio de acceder a información confidencial de la Casa Blanca. El claro ejemplo de nepotismo, nunca antes visto.

No ha sacado adelante el Obamacare. Esta afirmación todavía es real, pero puede cambiar en cualquier otro momento, según el poder de improvisación de los legisladores republicanos. Este jueves, la Cámara de Representantes sometió a votación una ley para desmantelar el Obamacare, con el objetivo de sustituirlo por otro sistema.

“¿Tenéis los votos? Sí. ¿Lo vais a pasar? Sí.” respondió con una amplia sonrisa McCarthy, líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes. Por el momento, y según McCarthy ya cuentan al menos con 216 votos a su favor, los necesarios para poder aprobar la ley. De momento, los demócratas ya han dicho que no votarán a favor del texto y en el caso de que se apruebe el texto, todavía tendría que pasar a revisión por el Senado, donde se enfrenta a un escenario más difícil.

No ha construido el muro. Una de las piezas clave de la campaña de Donald Trump fue la propuesta de construir un muro en la frontera con México. En cada mitin le preguntaba a su público “¿Quién va a pagar el muro?”, a lo que los seguidores vitoreaban sin dudar “¡México!”. Ahora bien, estar en campaña no es lo mismo que gobernar.

No ha podido derrumbar las ciudades santuario.  Un juez federal de San Francisco ha bloqueado temporalmente la orden ejecutiva en la cual se negaba fondos federales a las denominadas “ciudades santuario” y otros estados, condados y ciudades, por no colaborar con la política migratoria federal. En total, ya son tres las órdenes ejecutivas frenadas en los Tribunales en sus primeros cien días en materia de inmigración.

La orden ejecutiva se iba aplicar a nivel nacional y afectaba 200 entidades en las que se incluían, estados, condados y ciudades que protegían de la deportación a inmigrantes. La medida tenía como objetivo aumentar el personal de policía de inmigración y facilitaba la detención de inmigrantes irregulares, sin considerar su habían o no cometido algún delito.

American First se convirtió en un mantra para vitorear en los mítines. Corto pero con gancho, encima fuertemente ideológico. Ahora, poco queda del American First, ya que sus fracasos en política interior se han reflejado en la política exterior, que en realidad también ha sido una debacle a pesar de haber lanzado “la madre de todas las bombas” sobre Afganistán, de intervenir en Siria o de poner a prueba a Corea del Norte.  Todas las intervenciones tenían una música de fondo muy especial, la que está tocando Rusia. A pesar de que al principio parecía existir cierto acercamiento entre ambas potencias, la sombra de Putin siempre ha ido detrás de Trump como una pesadilla.

Pues eso. Aunque no lo crean, aquella viva imagen de Trump firmando proyectos de ley en el escritorio Resolute, no daba tanto miedo como parece. El Congreso, el Senado y la presión internacional también funcionan como barreras ante un presidente que es genio de la improvisación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s