Bienvenidos a mi vida, Napoleón Solo

Por Tatiana Arenas (@tatianaarenas_)

“Qué ganas tenía”. Ese fue el primer pensamiento que leyó la voz de mi mente cuando salí el viernes por la noche de la Moby Dick. Como de estas veces en las que ese sentimiento de satisfacción es incontrolable y suspiras aliviado disfrutando consciente de que lo que acabas de vivir ha contribuido a que te sientas bien, feliz. Puede parecer desmesurado, pero hacía tiempo desde la última vez que me colé en un concierto con la cámara y busqué los detalles para expresarlos más tarde en un texto. En este tiempo he tenido, y tendré, oportunidades de ver la música desde mil perspectivas y eso me encanta, me entusiasma muchísimo. Sin embargo, siento que una parte de mi ha estado desconectada del mundillo en esta breve temporada. Ahora que tengo que mediar con responsabilidades laborales y acaparadoras, no puedo olvidarme de dejar tiempo para seguir haciendo lo que más disfruto. No es negociable, no voy a dejarme quemar. Es por eso que sentía ya la necesidad de coger la cámara, ingeniármelas con sus funcionalidades, intentar sacar una foto decente, disfrutar de un concierto y quedarme con todo en la cabeza para poder contarlo. Y puede que esta no sea la forma más típica de empezar una crónica, empezar por el final, pero creo que es importante destacar lo que sentí y el modo en el que respiré feliz y satisfecha al salir de la sala, a ello también tuvo que ver lo acontecido dentro, por supuesto.

IMG_2194.JPG

El verano pasado mi experto particular me presentó un grupo ‘granaíno’ a través de un tema que me dejó enganchada. Los chicos se dicen llamar Napoleón Solo y el tema recomendado ‘Pequeña Canción del Espacio’. No voy a mentir, la música internacional acapara la mayoría de mis playlist, pero me gusta escuchar bandas nacionales y sobre todo descubrirlas de la manera en la que descubrí a Napoleón Solo. No estamos enterados realmente de la cantidad de talento que se puede palpar en los conciertos de grupos que, igual no están de cabecera en todos los festivales, pero se lo merecerían tanto o más. Pero volviendo a algunos datos sobre la banda que pude recabar antes de viciarme. Se trata de chicos curtidos en una de las ciudades más mágicas de nuestro país, Granada, y en torno a santuarios como el Planta Baja, entre otros muchos. A nadie se le escapa, y nadie me puede discutir, que este ciudad tiene un nosequé que hace que todo fluya con arte, con duende. La música allí se vive diferente, es una cuna de talentos, y uno de los ejemplos es Napoleón Solo.

Según leo, el grupo pudo nacer alrededor del año 2005 bajo el nombre El Mito de Sísifo, para más tarde reesctructurarse hasta llegar proyecto que es hoy día. Su primer trabajo disponible data del 2009, un EP titulado Será Maravilloso que sirvió de adelanto para su primer disco que se publicó un año más tarde: Napoleón Solo en la ópera. Me llama la atención un dato de la biografía del grupo, por aquella época el grupo no contaba con batería y durante un tiempo fue Eric Jiménez, mítico de Los Planetas, el que cumplió en dicho puesto. La ciudad de Granada está prácticamente dividida en gremios, desde el de los baterías hasta el de los técnicos, es por eso que entre todos se conocen y entre todos echan la mano en directos o cuando más sea necesario. Retomo. La gira que presentó su primer álbum les hizo girar por buena parte de España e incluso les llevó a México.

IMG_2130.JPG

Tras dos años de no parar empezó a ver la luz su segundo trabajo a través de otro adelanto, el tema ‘Antes de que ocurriera’, que fue antesala de Chica Disco (2010). Este trabajo también les llevó a iniciar una larga gira de presentación durante la cual el grupo aprovechó también para publicar algunos videoclips y canciones inéditas. Tras esto volvieron al estudio para trabajar en Maximo Ruíz Ferrer, que se publicó en el año 2015. Napoléon Solo es un grupo de Rock, sus dos primeros trabajos concretan este género y el último complementa lo rockero con toques muy electrónicos y muy atmosféricos que le dan incluso un toque ecléctico. Sus letras en español resultan originales y empastan a la perfección con la voz del vocal, también con un color muy original. Mi experiencia fue empezar por el final, será por eso que quizás soy una incondicional de su último trabajo y me parece el mejor y el más maduro de los tres.

IMG_2190.JPG

En cuanto he tenido la oportunidad de verles el directo en Madrid pillé entrada sin pensarlo. La sala Moby Dick sería la encargada de acoger un pequeño festival en el que tocaron los de Granada con dos grupos más, Lorena Álvarez y Roldán. Parecía que todo quedaba en familia, ya que la banda que formaba Lorena Álvarez estaba compuesta por los chicos de Roldán, que presentaron disco, y Napoleón Solo era también un grupo amigo. Eso se respiró desde un primer momento. Llegué a la sala más puntual de lo que yo me esperaba y, como siempre, disfruté como una enana viendo como cada grupo montaba y desmontaba los sets en el escenario. Contemplar el jaleo de escenarios, montajes, enchufes de pedaleras y momentos previos me encanta, una afición extraña, supongo. Arrancó en primer lugar Lorena Álvarez, con guitarras, bombo, tambores y poco arsenal más, eso hizo que sonaran muy naturales. Nunca había visto a Lorena en directo, ni jamás había escuchado nada de ella, pero la verdad es que tiene una voz preciosa, tanto que hasta el resto de grupos la reclamo en sus momentos de escenario. La verdad es que no me muevo mucho en el estilo de lo que escuché, sin embargo, disfruté. Fue un concierto breve pero divertido y disfrutado por todos. Roldán también me pareció un grupo peculiar, con canciones poperas pero también muy divertidas. Entonces, llegó la hora y los chicos de Napoleón Solo se subieron al escenario, yo estaba entusiasmada.

IMG_2252.JPG

Su concierto comenzó, después de algún que otro problemilla técnico y guitarrero, con el primer tema de su último disco: ‘Matamuertos y la Cruel’. Este es un tema que va subiendo por momentos hasta que culmina con toques de guitarras muy eléctricos, un buen tema para calentar al ambiente. Siguieron con ‘Sueña conmigo’, un tema de Chica Disco. Es una canción rockera pero tranquila con un estribillo pegadizo, de esos que no puedes dejar de cantar y que te parece épico. Y llegó el momento de menear con ‘Sospecho Sospecho’. Si eres capaz de escuchar este tema y no ponerte a bailar, no eres persona. En este momento todo el mundo se puso a bailar y el grupo, ya metido en el concierto, empezaba a demostrar lo bien que saben pasárselo en un escenario. Porque finalmente eso es lo importante, disfrutar de lo que uno hace, y transmitirlo. En este sentido, el buenrollismo de Napoleón Solo es incuestionable.

A continuación sonó ‘Las cinco como siempre’, una canción compuesta con una letra melancólica pero con rollo y ritmo, nada de entristecerse. Pertenece al último disco y es una de mis favoritas, por lo que me fue imposible dejar de cantar mientras recordaba que tenía que disparar. Tras esta llegó el turno de ‘Yuliana Juliana’, para mi uno de los temas más originales y no sé por qué, pero me suena muy dulce y luminoso. Este tema suena más a guitarras acústicas, es más tranquilo que otros pero en directo me pareció que mantenía la línea divertida del concierto. “A lo largo de la siguiente canción emitiré algunos sonidos”, bromeó Alonso, el vocal, mientras intentaba volver a solucionar los problemas con su guitarra, y menos mal, que todo volvió a funcionar porque empezaron los primeros acordes inconfundibles de ‘Pequeña Canción del Espacio’.

IMG_2178.JPG

Este tema me parece buenrollismo puro y, puede que no a todo el mundo se lo parezca, pero es muy bailable y muy de estos en los que te puedes perder moviéndote al son de la música. Tenía muchas ganas de verles tocar este tema en directo y lo disfruté como la que más. A partir de aquí el concierto te extendió cuatro o cinco temas más, entre ellos ‘Tiene que acabar’, uno de los más míticos de su primer trabajo; también hubo tiempo para ‘Emilia y Pepe’, una sorpresa folclórica y entrañable. El grupo se despidió, como no podía ser de otra manera, con ‘Adiós’, el tema que abre Chica Disco y sobre el cual se me viene una duda a la cabeza: ¿Será este un tema respuesta a la canción con la que comienza su primer disco, ‘Hola, Qué Tal’? Ojalá pueda preguntárselo personalmente. Como ya he remachado, fue un concierto en el que disfruté muchísimo y, aunque mis expectativas estaban altas, no hubo decepción alguna. Hasta aquí mi experiencia con Napoleón Solo, de momento, porque no pienso perderles la pista y sin, duda, me seguiré empapando de sus trabajos y, en la medida que pueda, de sus directos. Bienvenidos a mi vida, Napoleón Solo’.

IMG_2237.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s