El sueño de ser que se convierte en pesadilla

c28ck4ywqaauwqy

Por Hipotemusa (@_Hipotemusa)

He estado toda mi vida corriendo detrás de un sueño. De quién debía ser. Pero no de quién quería ser. Despertar de ese sueño no es fácil. Confundes la realidad con pesadillas, con ficción, los monstruos y los fantasmas se proyectan en los espejos a todas horas. Se alzan en la pared aterrorizándote. Aunque sólo sean sombras.

Siempre he querido ser -como todas- la niña perfecta, modosita, que se disculpa por todo al no haber hecho nada. La que se disculpa por respirar cuando ni siquiera vive. Nunca he creído ser lo suficientemente algo. Ni siquiera para ser nada. Mediocre hija. Mala hermana. Odiosa amiga. Mal mal mal. Todo mal. Todo feo y gris y oscuro y terrorífico. Con sabor a agrio y sonido de espejo roto. Ojalá roto.

Me enseñaron a anhelar algo que nunca iba a poder tener. A dejar que sea la suerte o el azar quienes lo traigan consigo. A esperar con impaciencia. Me enseñaron a ser una fachada independiente y fuerte, sólida, robusta, difícil de derrumbar. A la vez,  aprendí a regodearme en mi debilidad y refugiarme en la inseguridad. La falta de confianza en lo que me rodea. Aprendí a fingir, a callar, a obedecer. A los demás. Nunca a mí misma.

Estuve años corriendo detrás de ese sueño cubierto de apariencias. Ahora corro buscando la ventana por la que entre la luz que desvanezca los fantasmas. Buscar. Buscar. Buscar. Aunque siga siempre el miedo a no encontrar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s