Pointer, nuestro nuevo fichaje gastro

Por Adriana Benito (@adriactriz)

decoracion

Este es el salón de la planta inferior. Foto: Adriana Benito (Instagram: @adriactriz11)

Tal vez algún despistado se imagine un perro de caza si mencionamos la palabra Pointer sin dar más detalles. Sin embargo, si eres o vives en Madrid y además estás al tanto de sus novedades gastronómicas, entonces ya sabrás que esto no es un artículo sobre animales. Después de la gran acogida de Teckel, sus propietarios no se lo han pensado dos veces y se han atrevido con la apertura de un nuevo restaurante, esta vez ubicado en el número 16 de la calle Marqués de la Ensenada. Y los proyectos de expansión de este grupo de restauración formado por varios amigos y bautizado como RanTanPlan apuntan todavía más lejos, así que quédate con este nombre: Chow- Chow. Pero volvamos a Pointer. Casi seguro que alguna noche del fin de semana se habrá colado una foto de su postre más famoso o de su delicada decoración en el feed o en las historias de tu Instagram. ¿Eres de los que disfrutan más con los planes diurnos que con los nocturnos? Tranquilo, tenemos una buena noticia: La Línea de Fuego ha comido en Pointer y nos ha encantado no solo por sus platos, que también, sino por el ambiente selecto, distendido y animado que se respira al mediodía.

La carta

croquetas

Probamos las croquetas de picadillo y las de pollo. Foto: Nieves López (Instagram: @nievees92)

César Galán, el chef de Pointer, aprendió a cocinar con sus abuelas, gracias a las cuales descubrió su vocación. Si a eso le añadimos que en sus numerosos viajes se ha empapado de la gastronomía de cada país, el resultado que obtenemos es una cocina mediterránea con guiños internacionales que, como poco, no te dejará indiferente. Como aperitivo nos ofrecieron una crema de verduras con queso que entraba muy bien. Después pasamos a los entrantes: croquetas de picadillo y de pollo (tienen un sabor más intenso y original las de picadillo), Tomate Sam (parecido a la lasaña pero hecho a base de tomates confitados gratinados), el tiradito de Pez Marlin (os lo recomiendo, es una explosión de matices) y  los rollitos de sándwich mixto con la clara de huevo (con una presentación impecable aunque quizá era lo que menos destacaba). Como segundo plato, compartimos el lomo de atún con guacamole y cebolla caramelizada con miel de caña y el solomillo a baja temperatura al horno trufado con puré de patata. El atún estaba tiernísimo (y yo con el pescado soy exigente) y el puré de patata con trufa del solomillo estaba espectacular: cremoso y con personalidad. Por último, el colofón de la comida vino de la mano del cronut de Nutella relleno de crema de Oreo, una perdición para los más golosos pero, eso sí, compartidlo porque es grande y bastante dulce.

La decoración

salon-de-arriba

El salón de la planta superior se caracteriza por su calidez. Foto: Adriana Benito (Instagram: @adriactriz11)

Si te apasiona el interiorismo, no vas a poder parar de fotografiar cada rincón de Pointer. María Villalón Puras ha sido la encargada de diseñar el espacio, en el que hallamos dos ambientes diferenciados. En el salón de la planta superior en el que nosotras comimos reina la calidez, que ha sido conseguida gracias a la madera. El fuego decorativo es otra de sus claves, así como sus paredes azules, sillas tapizadas, plantas y espejos. Mientras que esta zona se caracteriza por ese halo acogedor, la planta de abajo es otro universo aparte: tubos metálicos en el techo (ahora son tendencia), paredes de ladrillo visto, grandes espejos, gresite  y sillones circulares que abrazan a las mesas. Por último, cuando dé comienzo el buen tiempo se abrirán las cristaleras y la terraza quedará integrada en el interior del local.

El servicio

Una vez más no podemos tener queja del servicio, puesto que nos explicaron con detalle los ingredientes de cada plato y además se ofrecieron a servirnos. Como siempre decimos en La Línea de Fuego, el servicio es una de las variables que más influye a la hora de volver o no a un restaurante, y Pointer ha pasado el examen con nota.

#ParaIrCon

Pointer es una opción inmejorable tanto para un plan con tus amigas como para una cenita romántica con tu pareja. Y voy más allá: es un restaurante ideal para una comida de empresa.

El precio

Más o menos el precio estará entre los 30 y los 35 euros, dependerá de las bebidas que consumáis y si luego os apetece o no un postre.

Si quieres saber más

Te invitamos a visitar la web de Pointer, su página de Facebook y su Instagram.

atun

Tiradito de Pez Marlin. Foto: Adriana Benito (Instagram: @adriactriz11)

postre.jpg

Su postre más famoso: el cronut de Nutella. Foto: Adriana Benito (Instagram: @adriactriz11)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s