El lunes más negro de la historia reciente de Daimiel

Por Alba Clemente (@albaclem)

Lunes 13 de febrero de 2017, nueve y poco de la mañana y mi WhatsApp comienza a echar humo. Qué estará pasando….

Esta vez nos ha tocado a nosotros, el pueblo en el que –casi– nunca pasa nada es noticia y no por algo bueno. Un daimieleño ha acabado con la vida de dos mujeres, su pareja y la hija de esta, de tan solo 18 años, en su vivienda. Mi cuerpo se llena de pena. ¿Qué le pasa a los hombres en la cabeza?

Ya van 10 mujeres muertas en lo que va de año por violencia de género y es la cuarta en tres semanas en la región de Castilla-La Mancha.

Las calles de la localidad se llenan de guardias civiles, policías y personal sanitario; y los vecinos, atraídos por el bullicio, contemplan consternados la escena del crimen.

Los aventurados empiezan a buscar las causas que hayan podido llevar a este hombre a  cometer semejante salvajada y se oyen rumores de que “se estaban separando”, “no había denuncias previas”, “era muy buen hombre, “no sabemos qué ha podido ocurrir”, “era un cachito de pan”, y declaraciones varias. Ya sabéis lo que dice el refrán: “hablar por no callar”.

Y es entonces cuando recibo varios WhatsApp de gente que afirma que se comenta, que van diciendo (ojo a la frase) que el factor desencadenante ha podido ser el económico. En este momento comienzo a enfurecerme por dentro y exploto escribiendo esto.

¿En serio hay justificación para un tema así? ¿En serio que un hombre es capaz de acabar con la vida de dos mujeres porque se cree con capacidad física superior para hacerlo? ¿En serio hay que buscar los por qués a un crimen machista y un caso más, por supuestísimo, de violencia de género?

Amigos y vecinos de mi querido pueblo, no se debe alimentar jamás con justificaciones de este tipo un crimen así. Ya solamente con el hecho de continuar con la cadena y difundir por redes sociales las supuestas causas que han llevado a esa persona a cometer semejante brutalidad se está contribuyendo a que los rumores se extiendan y estamos dejando a las víctimas a la altura del betún, que por desgracia no van a venir a darnos una lección de respeto, de educación y de moralidad porque, tristemente, ya no podrán hacerlo nunca más.

Lo peor de todo viene cuando hay gente que justifica el asesinato y llega a tildar este crimen de “no violencia machista”. No entienden que si no ha habido denuncias previas (en este caso no las hubo), o si no se le ha puesto la mano encima previamente no es violencia de género. Entiendo entonces que no basta solo con matarnos, que antes nos han tenido que maltratar (física, psicológica o sexualmente) para que la sociedad entienda que SÌ hay que valorarlo como crimen machista, como un caso más de violencia de género.

Incluso habiendo comparecido el alcalde de la localidad y los grupos políticos hay gente que todavía se atreve a poner en juicio que no se trata de un crimen machista. Se hace un minuto de silencio en la plaza del pueblo al que asisten 300 personas, las banderas del consistorio ondean a media asta durante tres días y hay gente que sigue pensando y compartiendo con otros “no sabemos que se le habrá pasado por la cabeza, era un buen hombre”. El chismorreo es inhóspito, es el monotema del día y probablemente del mes.

daimiel

Foto: Daimiel.es

Lo que más rabia me da es la IGNORANCIA que demuestran tener estas personas. No saben definir el concepto ‘Violencia de género’, no se han parado a leer o a escuchar y lo peor de todo es que siendo ignorantes son más felices. Coged un libro, leed, bucead en internet y empapaos de sabiduría, no creáis lo que los demás os hacen creer. No me hace falta añadir que TODOS tenemos acceso a la información y a la cultura. Deberíamos ser capaces de crearnos nuestras propias opiniones no basadas en lo que dicen los demás. Me pongo a reflexionar y es entonces cuando caigo en la cuenta y me digo a mí misma “Joder, Alba, si es que a esa clase de gente no les interesa saber”. Se han creado un concepto erróneo de lo que está pasando y su cerebro está blindado por la ignorancia.

Entiendo que seamos humanos, seres racionales y por lo tanto queramos indagar y hallar la raíz del problema, pero invisibilizando el problema (no dándole importancia), catalogándolo como “algo normal” o incluso como algo que no sucede a menudo y que no pasa a nuestro alrededor (las cifras hablan por sí solas) estamos contribuyendo a normalizar el problema y por lo tanto a no darnos cuenta de que esto en realidad, es un problema estructural y nos afecta a TODOS por igual. La violencia de género no es cuestión de factores económicos (no podemos decir por ejemplo las mató porque estaba en la ruina o lo estaban pasando tan mal económicamente que no pudo con la presión), no es cuestión de un factor social puesto que afecta a todas las clases sociales, desde las más pobres a las más ricas (como ejemplo sabemos de casos de violencia de género en futbolistas a los que no les falta el dinero y podríamos decir que su clase social no es precisamente baja) y por supuesto que tampoco es una cuestión racial (mucha gente cuando esto ocurre entre extranjeros piensan que eso jamás lo haríamos los que tenemos la nacionalidad española).

Cambiar esta percepción de la realidad está en nuestras manos. No quiero que mueran más mujeres por el machismo, no quiero que mis futuros hijos vivan esta situación y creedme que intentaré inculcarle a mi sobrino los valores que a mí me han inculcado mis padres: todos somos iguales y merecemos ser tratados como tal, los hombres no son más que las mujeres y las mujeres debemos luchar por ser tratadas igual que los hombres. Porque por desgracia, sí, tenemos que seguir luchando. Queda mucho por hacer.

La educación es la base del futuro: profesores y profesoras del mundo, inculquen la igualdad en las aulas; madres y padres, enseñen a sus hijxs a respetar al otro; parejas y matrimonios, valórense unos a otros; sociedad, sea CRÍTICA, no esconda el problema, TOLERANCIA CERO.

Hasta aquí mi pequeña contribución a las víctimas y a los familiares, no solo de Daimiel sino de toda España. Descansen en paz.

NI UNA MUERTA MÁS

Anuncios

5 comentarios en “El lunes más negro de la historia reciente de Daimiel

  1. yo que las conoci personalmente a ana belen,solo puedo decir que era una buena persona y que tuvo una vida muy dura,,,no merecia de terminar asi,ni ella,ni su hija ana maria,ni nadie,sea mujer o hombre,,,,,,en paz descanses querida amiga,,,,,,

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias Alba, gracias por hablar tan claro de lo indefendible, queda demostrado que estamos rodeados de ignorantes. Lamentable lo que hace una semana estábamos viviendo y como una semana después seguimos con las mismas…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s