El culmen de la demagogia fascista

starburka

Hoy ha aparecido la última campaña racista de Hogar Social Madrid contra los refugiados. Se trata, esta vez, de una campaña bajo el hashtag #Starburka, que denuncia la supuesta contratación de 10.000 refugiados por parte de la cadena de cafeterías “mientras tú estás en paro”. Sí, tú, españolito de a pie. Se están riendo de ti en tu cara, parecen decir. Una muestra más de la demagogia xenófoba que este grupo de ultraderecha lleva realizando desde hace unos años.

A parte del hashtag en Twitter, Hogar Social Madrid se ha dedicado a poner pegatinas sobre el logo de la famosa cafetería y carteles con su propio sello advirtiendo de tamaña “amenaza”. Y, ¿a qué se debe esto? Howard Schultz, CEO de Starbuks, anunció hace unos días la intención de contratar a 10.000 refugiados para mostrar el rechazo frontal de la compañía ante las políticas antimigratorias de Trump, haciendo un ejercicio de solidaridad acorde con la política de las cafeterías de “inspirar y nutrir el espítiu humano”.

Lejos de lo que afirma Hogar Social Madrid, la intención de Starbucks no es contratar exclusivamente a refugiados y, mucho menos, hacer esos 10.000 contratos en territorio español (recordemos que España ha acogido apenas 600 migrantes provenientes de la guerra siria, una cifra mucho menor a la inicialmente acordada de 17.680 personas). La campaña de la cadena de cafeterías estaría orientada fundamentalmente a inmigrantes que han servido a las tropas estadounidenses como intérpretes o personal de apoyo y ahora son ilegales en Estados Unidos, con lo que añadirían sus candidaturas a los procesos de selección de personal que llevasen a cabo para poder arreglar sus papeles.

Muchos han sido los que se han quejado de la acción de Starbuks. “Un 23% de paro en España y dan privilegios a los refugiados”. “Nos invaden y nos quitan el trabajo”. Probablemente quienes ponen en su boca estas palabras sean los mismos cuyos antepasados alentaron que refugiados saliesen de este mismo país, los mismos que rechazan poner cafés hoy porque no es suficiente para ellos, los mismos que culpan al vecino de no tener trabajo cuando lo que les interesa es vivir los lunes al sol con lo que estos extranjeros pueden llegar a tributar. Tal vez los mismos que aluden a aquella frase de aquel de Galicia que dijo que tenía que ver a los pobres de nuevo en alpargatas antes de morirse. Filosofía jerárquica. Vida de señoritos. Vecinos inferiores en lugar de iguales.

Y dentro de la vorágine de usurpadores de derechos y trabajos probablemente también nos estemos olvidando de las precarias condiciones que con casi toda seguridad ofrecerá este tipo de contrato. Precarias pero necesarias para los que, muy a su pesar, han dejado todo lo que tenían atrás para buscar una oportunidad de tener vida y no solo muerte delante de sus ojos. Cuestión de tiempo que salga a relucir el pensamiento de no tener trabajo, pero poder pagar ese maldito café del Starbucks. Y mirar por encima del hombro a quien esté detrás de la barra. Lleve burka o pendientes de Primark.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s