15 canciones corta-venas perfectas para el final del invierno

Por Alaia Rotaeche (@aL_rc)

Que la música que escuchemos tiene que acompañar a nuestro estado de ánimo es un hecho. Que Spotify es una gran ayuda en ese ámbito, también. Pero a veces necesitamos que alguien nos descubra canciones nuevas, que no van con nuestros géneros preferidos pero que sí van con cómo nos encontramos en ese momento, con lo que vamos a hacer o incluso con el clima.

Quizá he exagerado con el término “corta-venas”; no todas son canciones tristes, pero sí son todas altamente melancólicas. No son aptas para cualquier día (pueden deprimirle en cuestión de segundos); son canciones que tienen que encontrar su momento para ser escuchadas; eso ya depende de ustedes.

 

Promise – Ben Howard

Si hablamos del indie acústico, uno de los reyes es sin duda Ben Howard. No suelo ser mucho de este tipo de cantautores. De hecho, pocos se salvan en mi lista, pero Howard tiene una voz preciosa y sabe hacer tanto canciones de este tipo como himnos positivos dignos de anuncio de cerveza.

 

Waltz #2 – Elliot Smith

Elliot Smith era un genio, como músico y como escritor (nunca me gustó la palabra “letrista”). Tal vez no haya una sola canción suya que sea mediocre; pueden gustar o no, pero todas tienen algo que las caracteriza como buenas composiciones. Mi favorita es esta, que es una maravilla, aunque a Elliot Smith hay que manejarlo con cuidado; a mí al menos es uno de los músicos cuyas canciones me pueden levantar o deprimir en cuestión de minutos.

 

Tompkins Square Park – Mumford & Sons

Es la canción que abre su último disco, Wilder Mind, un disco con un sonido menos folk y algo más pop. Este tema se salva de la criba.

 

Piledriver Waltz – Alex Turner

Otro vals para la lista. Esta canción, compuesta por el líder de los Arctic Monkeys (junto con otras tantas igualmente tristonas) para la banda sonora de la película Submarine, es perfecta para un poco de daño autoinfligido en bucle.

 

I´ll Be Around – Yo La Tengo

Activos desde mediados de los 80, esta banda de Nueva Jersey toca una mezcla entre indie rock y pop acústico. Los descubrí hace relativamente poco (gracias a mi revisionado de Las chicas Gilmore y esa mina de oro musical que es Lane) y son un soplo de aire entre tanta modernidad.

 

I´m On Fire – Bruce Springsteen

No podía faltar algún clásico en esta lista:  La canción más triste del Boss. Por cierto, Mumford & Sons tienen una versión bastante aceptable de este tema.

 

When My Time Comes – Dawes

Uno de mis descubrimientos más recientes y que no puedo parar de escuchar.

 

November Rain – Guns N’ Roses

La balada entre las baladas, la canción romántica más épica de la historia del rock.

 

Deep Blue – Arcade Fire

Uno de los mejores grupos del siglo XXI sacó en 2010 uno de mis discos favoritos: The Suburbs. Esta es una de las canciones que pasaron desapercibidas dentro del álbum: un canto al volver a mirarnos a los ojos y a los estragos de la vida moderna.

 

Fidelity – Regina Spektor

Sinceramente, cualquier canción de Regina Spektor es triste porque su voz es muy triste (a mí al menos me pone melancólica perdida).

 

Please Please Please Let Me Get What I Want – The Smiths

Y si hablamos de música triste y melancólica no pueden faltar los reyes de (este) mambo: The Smiths. Ellos sí son corta-venas en toda regla; no son aptos para todos los momentos y corazones.

 

Get Me Away From Here, I´m Dying – Belle & Sebastian

Señores de Belle & Sebastian, nos hacen polvo con cualquier canción de su extensa discografía, y me ha costado elegir una, pero es que esta se supera.

 

Falling In Love At a Coffee Shop – Landon Pigg

Cómo descubrí a este chico y en concreto esta canción: los que me conocen saben que soy una obsesa de la película Blue Valentine y escuchando partes de la banda sonora en YouTube, encontré un vídeo que otro loco obseso como yo había hecho con fotogramas de la película y esta canción (que no aparece en el film).

 

The Scientist – Coldplay

Cuando se elige una canción tristona de Coldplay, normalmente la elegida es la archiconocida y muchas veces versionada Fix You, pero a mí personalmente me hace polvo este tema de su disco A Rush of Blood to the Head.

 

Man Of The Hour– Pearl Jam (por Eddie Vedder en solitario)

No es exactamente triste, pero sí tiene un punto melancólico, y más como parte de la música del film Big Fish.

 

 

 

 

Anuncios