Bares de Malasaña de los que no podrás salir

Por Carmen Sánchez (@edhelgrim)

Quien me conozca sabe que pocas cosas hay que me gusten más que un bar. Y todo lo que conlleva, claro. Ese momento impagable de la semana en que, por fin, te sientas en una barra con un vermut, un tinto de verano, una cerveza, un gin tónic o un ron Cola y tus amigos y da igual el resto. O casi. Porque a veces, ante la masificación de bares a ciertas horas de la noche madrileña, no sabemos en qué barra sentarnos. Precisamente por eso, hoy os voy a hacer una lista de los bares que más me gustan en una de mis zonas favoritas de Madrid y que -todavía- no están demasiados masificados, Malasaña.

cimmeriaCimmeria (Calle Palma, 11). En la arteria principal del barrio de Malasaña, la calle Palma, encontramos un garito que suele pasar desapercibido por lo oscuro que parece desde fuera. Si llegas antes de las 12 de la noche, hay ofertas de dos cervezas en vasos de sidra por 3,50. Y si eres de los míos y la cerveza no es lo tuyo, la oferta es extrapolarle al tinto de verano. La música que te encuentras suele ser rock clásico que, curiosamente, se acompasa con las películas que a lo largo de la noche se van proyectando en una de las paredes. Si se llena mucho, tiene una planta de abajo que, aunque puede resultar algo claustrofóbica, da bastante espacio para tomarte algo sin problemas.

 

loba-lolaLoba Lola (Calle Palma, 38). Adentrándonos un poco en la misma calle Palma, damos con el Loba Lola, un bar que mezcla lo típico del mobiliario malasañero (sillas de madera, mesas con la encima de mármol, sofás rojos) con lo moderno del interior de ladrillo visto mezclado con una pared forrada con periódicos. Hay dos mojitos por diez euros, muy asequible para empezar la noche madrileña.

 

antigua-hueveria-001Antigua Huevería (Calle San Vicente Ferrer, 32). Si quieres seguir con los mojitos, pero algo más flojos, hace muy poco han abierto este local perfecto para ello. En este caso, la oferta es de dos cócteles por 7,50. Muy en el estilo del Laboratorio de Especialidades Juanse Trikini, que está justo al lado, también puedes cenar en el mismo local. Además, las copas rondan los 7 euros.

 

cafe-manuelaCafé Manuela (Calle San Vicente Ferrer, 29). En la misma calle, pero en la acera de enfrente, el Café Manuela aporta el toque clásico entre tanto eclecticismo malasañero. Con eventos culturales regado con vermut (no de grifo, eso sí), el ambiente del Café Manuela hace que te sumerjas en una etapa anterior al Madrid de la Movida, donde parece haberse anclado el barrio.

 

verbena-06Verbena Bar (Calle Velarde, 24). Ya acercándonos a la Dos de Mayo, en la calle Velarde, entre tiendas de ropa vintage, tenemos el Verbena. Vermut barato (aquí sí de grifo) y bueno y además unas croquetas de chiles y queso cabrales muy muy recomendables. Sí que es cierto que en los últimos meses la buena comida y los precios asequibles del local (también en copas) han hecho que se corra la voz y la fama del bar y algunos días es difícil encontrar un hueco donde apoyar tu vaso, pero aún así sigue siendo una buena opción para ir a tomar algo a una hora temprana.

 

mas-allaMás Allá (Calle Divino Pastor, 13). Este bar, aunque no es el que era, le tengo un especial cariño. A la mítica frase de “yo perdí la juventud en Malasaña”, yo le añadiría “y el hígado en el Más Allá”. Fue allí donde instalamos nuestro cuartel de general muchos de los integrantes de La Línea de Fuego allá por nuestro primer año de carrera, con su música rock del duro, sus posters de chicas motoristas prácticamente desnudas, su kalimotxo, su cartel de “Prohibido cantar y/o vocear, incluido el cumpleaños feliz”, su futbolín y sus columnas. Hace un par de años quitaron los posters y el cartel, pero el garito todavía conserva ese aura de antro y esos precios tan asequibles que tanto me gustan.

 

aleatorioAleatorio (Calle Ruíz, 7). Para mí, directamente es “el bar”. En una de sus mesas nació esta cabecera una noche de primavera cuando, después de unas cuantas rondas, dijimos “tenemos que hacer algo con nuestras vidas”. Desde entonces estoy convencida de que las mejores ideas nacen en los bares y, en especial, en este, donde igual puedes disfrutar de un recital de poesía, un microteatro o una noche llena de irreverencias con una playlist de lo más aleatoria (no lo digo yo, lo dicen ellos). Por si fuera poco, abren todos los días, mientras que la mayoría de los locales de la zona cierran los domingos. Y porque a estas alturas, es casa.

//platform.twitter.com/widgets.js

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s