El fenomenal baile de los bichos, Amatria en Penélope

Por Tatiana Arenas (@tatianaarenas_)

Cuando el frío comienza a acechar en la capital, nada mejor que refugiarse en una sala de conciertos al calor de la fiesta que ofrece un escenario, todo esto mejor si va acompañado de buena música. La noche del pasado viernes 11 de noviembre comenzaban a llegar almas, como si de hormigas se tratasen, a la sala Penélope de Madrid deseosas de impregnarse del ritmo pop electrónico de Amatria.

Hablamos del proyecto personal que el productor Joni Antequera puso en marcha allá por el 2007. Tres son los álbumes que Amatria ha llenado desde aquella fecha de buenos temas electrónicos mezclados son sonido pop. La gira de presentación de su último disco homónimo lanzado en 2015 le colocó dentro del panorama nacional y entre los principales nombres protagonistas de varios festivales en España. La cita madrileña en Penélope era una oportunidad más para aquellos que no pudimos disfrutar de su directo con anterioridad o una ocasión más para que repitieran los que aprecian salir con buen sabor de boca de un concierto.

Como ya he dicho, no había tenido la oportunidad de ver al grupo de Joni Antequera con anterioridad, hasta ahora solo me había impregnado de su ritmo festivo, de buenrollismo contagioso, escuchando sus tres discos publicados. Por tanto, la expectación era máxima.

 

La cita se retrasó unos minutos mientras la sala iba recibiendo a los fans que se iban repartiendo por un espacio que cuando comenzó el concierto, ya habían llenado prácticamente el lugar. Sonaron entonces los acordes de El Canto del Abu mientras las luces se apagaban y saltaban los músicos al escenario. Joni Antequera se acompañó esta vez de Pablo García a la batería y Marcos Carnero al bajo y a la guitarra eléctrica.

amatria 3.JPG

El inconfundible principio de Me Falta Algo hizo que el público ya se arrancara a bailar desde un primer momento. Impresiona ver como la parte electrónica se combina con una guitarra acústica. Después de este tema, incluido en su último trabajo, la banda da paso a alguno más clásico sacado de ‘Hoy Van a Salirte Alas’, es el turno de Cara de Monstruito. Este tema relaja un poco más el ambiente y envuelve la sala de toques más acústicos. Del mismo álbum también sonaron 11 baños 20 euros, una de las más coreadas, y En palabras absolutas.

La línea de todos los temas de Amatria gira en torno a su característico pop electrónico, combinado con letras pegadizas. Destaca sobre todo la energía de cada una de las canciones, que hace no parar de bailar al público. Siguiendo por los trabajos anteriores el público también pudo disfrutar de un trocito de su trabajo lanzado en 2013, ‘Salir ileso’, con De cañas con el enemigo.

No había duda de que el trío estaba disfrutando sobre el escenario y abajo nadie podía quedarse quieto. Joni aprovechó entre tema y tema para contar anécdotas, describir los temas sin dejar de agradecer a su público el hecho de haber acudido a Penélope. A partir de aquí, casi a mitad de concierto, Amatria se centró en los temas más nuevos mientras los asistentes esperaban ansiosos “saltar como chinches” con sus temas más populares.

Hay miedo fue uno de los temas más lentos, pero lejos de relajar al personal provocó gritos y palmas al compás. Después de esto, ¿Qué es una fiesta sin sorpresas? Apareció por el escenario para interpretar El perro del vecino junto a los protagonistas Borja Mompó, vocalista y compositor de Modelo de Respuesta Polar, otro talentoso grupo que poco a poco va creciendo y haciéndose grupo entre los nacionales.

Amatria 1.JPG

Hubo tiempo también para homenajear a Los Planetas. En sus declaraciones Joni Antequera se ha mostrado siempre orgulloso de considerar a este mítico grupo como uno de sus referentes, por ello su homenaje particular es la versión de La Copa de Europa, tema incluido también en su último trabajo. Después de esta dedicatoria especial, la fiesta continúa con La Buhardilla. Circulan anécdotas alrededor de esta canción, que además de estar cargada de ritmo está cargada también de bichos. Según parece que cuenta el propio Joni, cuando se mudó a Madrid terminó viviendo en una buhardilla en Lavapiés que un día se llenó de chinches. Nadie nunca ha descrito con tanto arte la situación de toparse con una plaga de este tipo. Esto dio paso a dos momentos culminantes de la noche: El Golpe, un tema con una energía desbordante que hizo bajar a la pista al propio cantante para saltar entre el público; y Chinches. Este último tema hizo estallar al público, que, a pesar de no haber parado de bailar en todo el concierto, ahora se volvió más loco que nunca poniéndose en la piel de los bichos que describe la canción.

La fiesta estaba llegando a su fin, los músicos abandonaron el escenario pero el público quería más, al menos una más y así lo pedía. “Esto ha sido un fake aunque no lo hubierais pedido habríamos salido a tocar nosotros solos, porque nos apetece un huevo”, dijo Joni cuando volvió al escenario solo unos segundos después de haber hecho que lo abandonaba. Hubo tiempo para una más y la elegida para cerrar fue Atarax, tema que arrancó los últimos saltos de un público que se despidió de los artistas colmándoles de aplausos. Abandonaron satisfechos todos los “bichos” el lugar al que habían asistido buscando la fiesta de la música en directo, y eso se llevaron. Sin duda una cita para repetir, válida para levantar cualquier tipo de ánimo y para saciar las ganas de disfrutar, saltar y bailar.

amatria-2

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s