La llave de la gobernabilidad

14752487790883

Esta semana el PSOE ha copado los titulares con la dimisión -obligada- de su secretario general, Pedro Sánchez. Crisis interna de un partido que participó en esa transición tan alabada y que ahora, cuarenta años después, se está viendo comprometido entre permitir un gobierno del Partido Popular o continuar con la situación de “ingobernabilidad” que se ha convertido el panorama político español después de las dos últimas elecciones.

Sin embargo, poco se ha hablado de a quién beneficia esto y en qué circunstancias. Sin duda alguna, después de esta brecha que divide el partido en dos, sus militantes y simpatizantes acabarán dividiéndose. Algunos abogarán por seguir el ritmo de Pedro Sánchez y su “no es no”, probablemente decantándose en unas supuestas terceras elecciones por otorgar su voto a un partido que mantenga esta idea. La otra parte, resignados a un gobierno en el que el cambio brille por su ausencia, continuarán siendo fieles a un partido cuyas siglas cada vez se diluyen más en el humo de la hoguera que un día fue.

Esa parte, la que está a favor de un gobierno, “sea quien sea el que gobierne”, y que sin duda se inclina hacia la continuidad del gobierno de Mariano Rajoy durante otra legislatura, está siendo la encargada de hacer que el PSOE, aunque más o menos veladamente, deje atrás sus siglas.

Pese a las declaraciones de Fernández Vara donde asegura que ahora el PP debería tener miedo de su partido porque aspira a ganarle, la realidad es que con una oposición más dividida que nunca, quien debería tener miedo es esa oposición en sí que, por mucho que quiera, no puede ni soñar ganar al PP en unas futuribles terceras elecciones.

Ahora, el PSOE piensa tener en su poder la llave de la gobernabilidad, que le entrega veladamente a un partido imputado por corrupción en el caso Bárcenas de arriba a abajo y que probablemente no podrá eludir sentarse en el banquillo. Ese partido, el que niega que tira la piedra mientras esconde la mano para buscar otra, se presenta como única opción al gobierno ahora que Pedro Sánchez está fuera de juego. Pero para el PSOE no todo es gloria. Puede que su única opción de sobrevivir a esta crisis interna sea abstenerse o morir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s