RHCP make me feel better

Por Belén Diego (@Belensays_)

Eran en torno a las nueve y media de la noche de un martes cualquiera en Madrid cuando Anthony, Flea y compañía subían al escenario del Barclaycard Center para regalar a las XXX un concierto que no podrían olvidar.

Quizás es porque era mi primera vez viendo a los Red Hot Chili Peppers (y ya saben lo que dicen de que las primeras) o porque empezaron con Can’t Stop (mi canción favorita) pero el del pasado martes será un concierto para el recuerdo.

“Hola Madrid, mucho gusto, mucho amor. Gracias por venir. Gracias por follar.” Con estas palabras el bajista del grupo, Flea, daba la bienvenida a su espectáculo, porque lo que ofrecieron los Peppers no fue solo un concierto. La iluminación estuvo de diez. Las lámparas móviles subían y bajaban sobre las cabezas del publico al son de la música, además nos regalaron figuras tan bonitas como el logo de la banda para cerrar el concierto. Además, Flea y Anthony no pararon de moverse por todo el escenario mientras Chad Smith hacia mover sus baquetas de modo que no pudieras dejar de mirar su batería. Josh Klingoffer, el guitarrista, así como el miembro más reciente del grupo, pasó más desapercibido, aunque con semejantes compañeros de escenario no me extraña.IMG_20160927_231138.jpg

Como ya comenté, empezaron con Can’t Stop a la que siguieron Dani California y Scar Tissue, un trío casi imposible de superar que hizo vibrar a todo el palacio. Siguiendo con el setlist del concierto, del disco nuevo tocaron un total de cinco canciones entre las que se encontraban los dos singles (Dark Necessities y Go Robot) así como uno de los mejores temas, Sick Love. No podían faltar Californication ni By the way, esta última hizo bailar hasta el señor que reparte la cerveza entre el público. El tono más romántico lo aportó Soul to Squeeze. Dos grandes ausencias dejó esta lista ya que los Red Hot no tocaron ni su mítico Under the bridge ni Snow, las cuales sí que pudieron disfrutar los que decidieron verles el miércoles 28. Obviamente, pusieron el broche de oro con Give it away.

Si se puede poner alguna pega al concierto fue sin duda su brevedad. Una hora y media de concierto para un grupo con tanta carrera como los Red Hot Chili Peppers se queda corto hasta para el que sea su fan más reciente, con que para los que llevamos años siguiendo imaginen. En resumen, la noche fue breve, pero intensa.

img-20160928-wa0005

Foto de Álvaro Guadamillas

Por Alaia Rotaeche (@aL_rc)

La noche del martes 27 en el Barclaycard Center (el Palacio de los Deportes de Madrid de toda la vida) estuvo dominada por Flea y por Chad Smith. Bajista y batería demostraron una complicidad extraordinaria durante todo el concierto y una energía que a su edad se agradece y sorprende. No en vano ambos forman parte de las listas de mejores bajistas y baterías de la historia de la música. Flea en particular se lució como a él le encanta hacer, con contorsiones y saltos haciendo el pino. Pero, en la formación actual de los Red Hot Chili Peppers, sin Chad Smith todo sería peor. Kiedis, por su parte, aunque correcto, me pareció un poco bajo de energías; y Josh, aunque muy buen guitarrrista, no llega a cubrir por completo la sombra de John Frusciante.

En el setlist estuvieron bastante, acertados; de su último disco tocaron los temas que más han calado entre el público, y de hecho los coreamos casi tanto como los míticos. Sobre todo Dark Necessities Goodbye Angels protagonizaron momentos mágicos. Muy acertada también la elección de las tres primeras canciones del show: Can´t Stop, Dani California Scar Tissue, tres temazos míticos de la banda y que nos pusieron a todos de un humor acelerado que siguió durante todo el concierto.

Hasta aquí todo bien. Nos lo pasamos genial, bailamos, saltamos y cantamos como nunca, coreamos todas y cada una de las canciones y Kiedis nos puso a todos frenéticos con su fraseo en Suck my kiss. Pero un grupo de su nivel y su trayectoria no puede permitirse tocar sólo 16 canciones, que no llegaron a dos horas de concierto. Si bien es cierto que en un principio iban a tocar un solo día que al final se convirtieron en dos por la alta demanda de entradas, eso no justifica un show tan corto por dos razones: la banda que es y el precio de las entradas. La sensación generalizada cuando sonaron los últimos acordes de Give it away fue de decepción, en todo caso.

Pero a quién voy a engañar: en el momento en que tocaron Scar Tissue me ganaron.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s