Niza: La sombra de los lobos

Por Roy  

El atentado terrorista en Niza que ha arrebatado cuando menos 84 vidas, se suma a la explosión en el aeropuerto de Zaventem en Bélgica dónde perecieron 30 personas, aunados a los 140 muertos de la noche trágica de Paris de aquel  13 de noviembre del año 2015 y a los 12 fallecidos en el ataque a las instalaciones de Charlie Hebdo, a principios de ese mismo año; ésta serie de agresiones en suelo paneuropeo en el último par de años, han puesto a la quinta república de Francia ante su mayor amenaza, una que podría dislocar sus cimientos, dejando ante el resto del mundo un país irreconocible…y no, no me refiero a DAESH (AKA Estado Islámico), la verdadera amenaza al país que simboliza los principios democráticos del viejo mundo, es la posibilidad de que se instaure lo que en Latinoamérica se conoce como la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN).

La DSN es la síntesis de un largo proceso teórico que se comienza a gestar en Washington a raíz del inicio de la guerra fría con la Unión Soviética (Rivera, 2002) y qué consideraba que ante la amenaza que representaba el comunismo para los intereses americanos en su “Lebensraum” (espacio vital Al.), se debía optar por la anulación del estado de derecho en los países latinoamericanos o cuando menos su coerción en favor de un estado policiaco que sin las limitaciones de las leyes pudiera destruir al enemigo que amenazaba la estabilidad de la región(Valdés, 1980).

Cabe señalar, que la DSN no persigue la instauración del estado policiaco como un fin último, sino como un medio para acceder a los poderes meta constitucionales, que le permitirán llegar a su verdadero objetivo qué es el sometimiento de toda la sociedad en favor del grupo dominante, lo que logra al instaurar paulatinamente una lógica de guerra dentro de las personas que habitan el país en cuestión.

Lo anterior se logra mediante el empleo de los grandes medios de comunicación, los que al estar coludidos con los intereses dominantes,  reproducirán la narrativa que nace del poder, haciendo énfasis en el peligro del enemigo que amenaza la estabilidad, resaltando los hechos violentos que pudieran cometer  y remarcar la vileza de sus agresiones y la monstruosidad que poseen quienes son el enemigo.  A la par de este mensaje, se reproduce también el discurso que hace énfasis en la valentía del Estado y de sus fuerzas militares y policiacas, las qué están dispuestas a ponerlo todo en la línea por la protección de sus ciudadanos , pero para hacerlo necesitan romper la camisa de fuerza que es el Estado de Derecho (Foucault, 2012).

De esta manera la gran masa social quedara alienada a los designios del poder perdiendo su capacidad de respuesta y aquellos que no se someten a la nueva realidad serán vistos como enemigos por el pueblo y podrán ser castigados con toda la severidad y crueldad posible por el Estado, con el beneplácito de una mayoría que ha sido deshumanizada como dirá Martin-Baró (1990) habiendo perdido ciertas capacidades empáticas y quedando a nivel psicológico re-estructurada la población bajo un pensamiento dicotómico de bueno-malo, que justifica y aprueba las atrocidades del gobierno.

Todo lo anterior que puede sonar a la obra de 1984 de Orwell, realmente sucedió en los países latinoamericanos durante los tiempos de las dictaduras al punto que se produjeron prácticas de terrorismo de Estado contra la población en general, no sólo contra los comunistas sino contra cualquiera que osa revelarse de cualquier manera que el Estado considerara amenazante, (Farias et al., 2010) fueron los años de la noche y la niebla

Ahora bien, en el caso de Francia a diferencia de la América Latina de los 70s, la amenaza no es el totalitarismo marxista, sino el fanatismo salafista del Islam y la instauración del estado policiaco se está dando mediante el despliegue de decretos de estados de emergencia nacional, qué implican la suspensión de garantías individuales, la posibilidad de que la policía arreste o realice allanamientos sin necesidad de una orden y el despliegue de más de 100,000 militares en suelo francés con el beneplácito de una población, que herida pide no justicia sino retaliación y que está comenzando a hacer suya la narrativa dicotómica contra la población musulmana; solo basta recordar que tras el atentado, el tweet más repetido en Francia fue IslamHorsDEurpe (Islam fuera de Europa Fr.).La sombra del autoritarismo se cierne sobre la Galia y comienzan a desfilar ya los lúgubres fantasmas de otros tiempos que aun, sedientos de sangre, buscan a quien llenar con su odio.

Sin embargo siempre que despiertan los monstruos, lo hacen también los héroes,  pues como señala Martin-Baró (1990), estos momentos históricos son capaces de sacar tanto lo mejor como lo peor de los hombre, de tal suerte que los espectros de la rebelión y la insurgencia también vuelven a andar por Paris ondeando la bandera de los Jacobinos y volviendo a luchar junto a los vivos una vez más por la libertad, la igualdad, la fraternidad y por los derechos del hombre y del ciudadano.

 

  • Ilustración Manel De Reis (La vanguardia)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s