Cuba un año después

Por Sara Pérez (@sarap0va)

El 20 de julio de 2015, Cuba y Estados Unidos restablecieron oficialmente sus relaciones diplomáticas poniendo fin a 54 años de hostilidad entre ambas naciones.  Justo hace un año –en teoría – terminó el bloqueo económico impuesto a la llegada del poder de Fidel Castro.

Desde entonces, aquellos que habían criticado a Obama por no haber hecho legendario, pueden afirmar que se lleva de su mandato haber restablecido unas relaciones que permanecieron durante más de un siglo más que rotas.

En 1959, cuando el ya expresidente revolucionario Fidel Castro llegó al poder, comenzaron las hostilidades con el expresidente estadounidense Dwight Eisenhower,  que finalmente cortó toda relación con la isla caribeña.

Desde la independencia formal de España en 1898, Cuba había estado bajo la influencia política y económica estadounidense. En pleno marco de la Guerra Fría entre el capitalismo norteamericano y el comunismo soviético, la ideología de Castro suponía una amenaza para el poder del gobierno de Eisenhower. Las reformas agrarias y la expropiación de latifundios agrícolas tensaron las relaciones entre ambos países.

Estados Unidos embargó inmediatamente a Cuba, que había visto en la Unión Soviética un comprador seguro de su producto más exportado: el azúcar. Además, los soviéticos proporcionaban petróleo a la isla y se habían convertido en el aliado perfecto de los cubanos. Todos los planes que puso en marcha, se vieron reforzados por los siguientes presidentes Jonh F. Kenndy,  Reagan o Bush.

Por un lado se practicaba una exclusión social económica, política y social a Cuba porque desde la  Organización de los Estados Americanos (OEA) se expulsó al país caribeño de la institución porque “el Gobierno de Cuba era identificado con el marxismo-leninismo”  y por lo tanto era incompatible.

Pero por otro lado se fomenta la movilización de cubanos hacia Estados Unidos con un fin propagandístico.

Las imágenes de la izada de la bandera cubana en Washington y la estadounidense en La Habana ya forman parte de la historia de ambos países que, a día de hoy, continúan trabajando por recuperar esa relación perdida durante más de medio siglo.

En este tiempo se han suscrito un total de diez acuerdos en términos de cooperación, mientras que están en proceso de negociación otros en materia de “enfrentamiento al narcotráfico; aplicación y cumplimiento de la ley; búsqueda y salvamento; respuesta a derrames de petróleo en el mar; meteorología; registros sísmicos; y áreas terrestres protegidas”, tal y como declaró la responsable cubana de las conversaciones con Estados Unidos, Josefina Vidal, a ‘Granma’.

El plano empresarial, el turismo que ha aumentado en un 93 por ciento han sido los principales focos de crecimiento tras la apertura.

 

3093235732_42c3d706bd_z

EL EMBARGO

Barack Obama no ha levantado aún el embargo y Cuba sigue sin poder exportar ni importar alimentos libremente de Estados Unidos.

La isla está obligada a pagar en efectivo y por adelantado, a través de entidades bancarias de terceros países, y con una moneda diferente al dólar, lo que complica aún más las operaciones.

Por esto, el embargo es la barrera principal en la normalización de las relaciones diplomáticas. El problema reside en que esta decisión no estaá solo en manos de Obama, sino que debe ser eliminado a través del Congreso.

En el plano político , el demócrata Obama hizo historia al realizar la primera visita oficial de un presidente estadounidense a la isla en 88 años. En La Habana, Obama dejó claro que “el destino de Cuba no será decidido por Estados Unidos ni por ninguna otra nación”, sino que “el futuro de Cuba será decidido por los cubanos”.

“¿QUÉ PRESOS POLÍTICOS? DAME LOS NOMBRES”

“¡Dame la lista ahora mismo de presos políticos para soltarlos, menciónala ahora! ¿Qué presos políticos? Dame los nombres. Si los hay, antes de que llegue la noche van a estar sueltos”, contestó Castro, visiblemente molesto, a un periodista estadounidense hijo de exiliados cubanos que le pidió por qué en la isla hay opositores en la cárcel y por qué no los deja en libertad.

Entretanto, la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), junto a la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), denunciaron el incremento de los ataques contra opositores y activistas, así como las detenciones arbitrarias a estos colectivos.

EL CAMBIO

La apertura de Cuba vendrá de la mano de reformas institucionales que se darán con un relevo generacional.

De aquí a dos años es probable que veamos un nuevo presidente, posiblemente un hombre fuerte como Miguel Díaz Canel, y habrá un cambio institucional y una reforma constitucional que descentralizará el sistema y dará más poder al Parlamento.

El caso es que Fidel ha funcionado como una figura de cohesión pero ya carece de poder para tomar decisiones y solo el 6 por ciento de la población pertenece al partido comunista, por lo que el cambio se palpa en el ambiente.

No solo eso, sino que el 60 por ciento de la población tiene menos de 35 años, por lo que no ha vivido ni sabe con exactitud que es la revolución.

En Cuba existe un equipo de coroneles que están al frente de la economía y el comercio y también de empresas mixtas con capital europeo que se han transformado en “burócratas autoritarios que no tienen nada que ver con la sociedad civil”.  Aun así, el verdadero cambio vendrá tras la muerte de Raúl Castro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s