Fobias radicalizadas

Espana_141999018_10382294_1706x960

Foto: El Español

El pasado viernes, cuatro individuos vestidos de negro y caqui, con pañuelos tapándoles la cara, ocuparon la madrileña Puerta del Sol y, con sendos cuchillos, arrodillaron a otros cuatro vestidos con un mono naranja, dispuestos a una ejecución inmediata. A priori, los transeúntes debían estar, cuanto menos, desconcertados. ¿Una performance? ¿Una ejecución en vivo y en directo? Una mezcla de ambos. A unos metros de donde esto sucedía, otros tantos individuos sujetaban una pancarta con el texto “Próximamente en Madrid… El yihadismo destruye Europa mientras nosotros le abrimos la puerta”.

Los responsables de esto han sido el grupo Hogar Social, de ideología nazi, que de esta manera pretendían protestar ante los recientes atentados yihadistas llevados a cabo. “Seremos tachados de islamófobos si señalamos una realidad: que entre los miles de refugiados que llegan hasta nuestras fronteras, muchos son musulmanes radicalizados y otros tantos terroristas que acaban asesinando a nuestra gente, como ha sucedido en varias ocasiones en el seno de nuestro continente”, han dicho en un comunicado.

Este grupo también ha actuado en más ocasiones. La primera que más eco ocasionó fue tras los atentados de Bruselas el pasado mes de marzo, cuando encendieron bengalas delante de la mezquita de la M-30, acto que repitieron en la Puerta de Alcalá tras el atentado en Niza. Además, en mayo cerca de un millar de personas les acompañaron a protestar por las calles de Madrid en contra de la acogida de refugiados.

A algunos, esta acción les resultará algo totalmente razonable. Denunciar una barbarie que está llevando a cabo un grupo extremista contra una parte de la población. Pero no les resulta barbarie afirmar que muchos de los que huyen de esta guerra contra la que se supone que luchamos todos huyen de esos musulmanes radicalizados a los que se les acusa pertenecer. Igual que no les resulta barbarie impedirles huir del horror o ponerles continuamente piedras en el camino de esa huida. De la misma manera que no les resulta radicalismo la ideología que ellos mismos promulgan a capa y espada.

Al final todo se resuelve en lo mismo: muerte de inocentes que sólo quieren vivir en un mundo donde la sangre y el horror están a la orden del día, donde, además, añadimos el odio y la aversión hacia el que es distinto. Al final todo se reduce en fobias radicalizadas sin sentido que, lejos de ir en busca de una solución al problema, lo alimentan.

Anuncios

Un comentario en “Fobias radicalizadas

  1. Qué tal si cuentas que la protesta delante de la Mezquita de la M30 atiende a otro motivo: que fue fundada por la familia wahabita Saud y recaudaban un impuesto revolucionario destinado al Daesh. Y qué tal si cuentas que el propio gobierno Sirio advirtió de la masiva entrada de terroristas como “refugiados” en Europa. Igual es que las fobias están amparadas en datos que algunos deciden no ignorar. Y que la solución al problema sea acoger más problemas en nuestra tierra no es demasiado convincente, menos aún cuando ninguno la hemos votado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s