El encanto de la imperfección, la estética ‘Lo-fi’

Por Tatiana Arenas (@tatianaarenas_)

Sonaba en mis oídos ‘Odelay’ de Beck por recomendación de mi experto particular. El delito era mío por no haberme parado nunca a disfrutar del sonido experimental de tan mítico músico estadounidense. Entonces comencé a fijarme en las diferentes atmósferas que generaba cada tema con un sonido que parecía improvisado y en el que cabían también diferentes ruidos y distorsiones que contribuían a estos ambientes. No era la primera vez que dichos efectos generaban en mi algo así, de hecho caí en la cuenta de que algo así había experimentado antes escuchando Joy Division, Beach Boys, The Kills o incluso a Neuman o Royal Mail, por la parte nacional.

Investigué y resultó que todo esto no es casualidad, sino una tendencia ya reconocida por multitud de artistas que recrean en sus temas una imperfección que lejos de chirriar, evoca. Y pensándolo bien ¿Por qué esa imperfección no puede ser una de las cualidades del sonido en una canción? Esta es la pregunta que podría definir a lo que ya recibe el nombre estética ‘Lo-fi’, una técnica por la que cada vez optan más músicos a la hora de grabar y producir sus trabajos. Los sonidos pulcros y perfectos creados a través de sofisticados equipos y estudios de grabación parecen haber dejado paso a que la imperfección sea también una de esas características sonoras. Pero esto no es algo nuevo, la realidad es que los trabajos grabados y producidos en baja definición han existido siempre, primero por falta de medios, ahora por una apuesta deliberada.

De esta idea de utilizar medios de grabación de baja calidad o ‘low fidelity’ de manera intencionada surge la estética ‘lo-fi’, una “etiqueta” bajo la que englobar aquellos grupos y artistas que optan por la naturalidad de medios más básicos para grabar sus canciones permitiendo así que formen parte de ellas también el ruido y la distorsión. Es necesario recalcar que esta estética surge de la intención del propio músico de utilizar equipos de baja calidad en la captura y nada tiene que ver con las primeras grabaciones en las que podrían incluirse desde las realizadas por el propio Thomas Edison en papel de aluminio y cilindros de cera hasta los vinilos de los Beatles. Aquí la responsabilidad era la falta de medios a la hora de grabar.

De igual modo sería complicado fijar en un punto concreto en el tiempo donde nació esta estética, pero sí podría relacionarse con las primeras tomas de sonido en vivo que realizó Lionel Mapleson en el escenario de la Ópera del Metropolitan o con los trabajos de Buddy Holl. Sin embargo, esta técnica resultó exitosa por primera vez de la mano de Bob Dylan cuando editó su ‘Basement Tapes’, tratándose este del primer ‘bootleg’ o edición no autorizada de la historia. No estaba previsto, pero el disco se grabó en multipista sin que se le fuera aplicado el mantenimiento adecuado y con solamente un par de micros. El resultado, todo una experiencia ‘lo-fi’. Mientras esto sucedía se abrió la puerta a la popularidad de los ‘bootlegs’ que permitía grabaciones desde las que se podían apreciar los aspectos más naturales del sonido. Más grupos siguieron esta estela como Joy Division, Pavement, Sebadoh, Buzzcocks, Television, Beck, entre otros muchos a lo largo de la historia de la música.

Pero volviendo a la definición, el estilo `lo-fi’ puede adaptarse, en mayor o menor medida, a cualquier estilo, sin embargo se encuentra más asociado a Pop Rock más “indie”,  Block Metal,  Punk y  Post-Punk en su aspecto más de “sonido garaje”. Este sonido básico que persigue la estética ‘lo-fi’ puede conseguirse grabando los temas a través de altavoces y amplificadores antiguos, utilizando micrófonos vintages o grabadoras portátiles que puedan pasar a cintas. Precisamente es a ese sonido casette al que recuerdan las canciones grabadas de esta manera tan básica. También abusando de los equipos se puede conseguir una distorsión sutil, alterando la respuesta de frecuencia y usando secuenciadores o unidades de distorsión. Otra manera de emular un sonido más imperfecto es a través de post-producción empleando efectos y plug-ings, aunque así quedaría menos fiable. Y estas son solo algunas de las alternativas con las que se puede conseguir un sonido “low”, el resto engloban tecnicismos como el uso de reverbs digitales clásicas, platinas, previos, samplers, etc.

Pero lo interesante de este método de grabación en baja calidad no es sólo la peculiaridad de los equipos y métodos a través de los que se consigue, sino la naturalidad con la que cuenta el resultado. Los sonidos puros, limpios, sin distorsión de ningún tipo rozan una perfección artificial. La cuestión radica en si esta perfección puede transmitir realmente el espíritu de un tema. A través de la estética ‘lo-fi’ tienen cabida tanto el ruido como las distorsiones propias de cualquier equipo o instrumento. El lado positivo de esto es la posibilidad de transmitir un sonido más crudo y más real. Una crudeza que recuerda al estilo de hacer música más artesanal y que te teletransporta de atmósfera en atmósfera.

De manera general, y hablando particularmente de música, la imperfección no está reñida con la belleza, de hecho en eso se basa la estética que venimos tratando, hay belleza en ciertos matices de error. Cada vez son más músicos en la actualidad los que optan por dotar a sus temas de este aura de autenticidad, y no solo porque sea una tendencia en auge que pueda estar arriba comercialmente, sino porque consideran que es la mejor manera y la más pura de transmitir su trabajo. Se trata de huir del maquillaje. Cabe también aquí cierta improvisación, dejando al propio músico tomar las riendas y dando pie a que sus temas se abran.

Sin desprestigiar a los sonidos más limpios y remasterizados, el enfoque estético ‘lo-fi’ está lleno de detalles y naturalidad. Una manera diferente de tratar la música y sobre todo de transmitirla. A pesar de que es solamente una estética multitud de grupos lo adaptan como género, pudiendo encontrar así gran variedad de grupos. Algunos nombres internacionales que participan de esta corriente, además de los aquí nombrados, son Blur, Arcade Fire, Neon Indian, The Strokes, Soko, Burzum… En España entre los pioneros encontramos a Neuman seguido de algunos más como Royal Mail o Novedades Carminha. Si te gusta la música más experimental prueba a sumergirte en los sonidos más básicos de estos y otros muchos grupos más que participan de esta estética tan clásica.

 

Anuncios

Un comentario en “El encanto de la imperfección, la estética ‘Lo-fi’

  1. Pingback: De Ventures a Best Coast: la nueva ola de la música surf | La línea de fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s