La nostalgia vende: grupos nuevos que suenan a viejo

Por Alaia Rotaeche (@aL_rc)

Wolfmother en Hamburgo en la gira de su último disco, vía FB @wolfmother.

Wolfmother en Hamburgo en la gira de su último disco, vía FB @wolfmother.

La nostalgia es un valor en alza. En la moda, el cine, la fotografía, la literatura, la música… todo lo que huela, suene o recuerde a viejo tiene un valor añadido. La nostalgia vende. En lo que nos ocupa ahora, que es la música, siempre ha pasado algo así; la música es algo cíclico donde la barrera entre inspiración y plagio es algo borrosa. Podemos atribuir a este fenómeno causas sociales, históricas o culturales; el caso es que siempre buscamos en el pasado. Y es que en la cultura casi todo está inventado.

Eso no es necesariamente malo. Más bien al contrario; enriquece el panorama y la historia de la música. ¿Qué sería de Nirvana sin el punk de los 80?  ¿De U2 sin The Who? ¿Y de los Beatles sin Elvis? ¿De toda la música moderna sin los Beatles? Y así un largo etcétera. En la música todo está hecho desde los 70, lo cual no es obstáculo para que se siga haciendo buena música. Un ejemplo perfecto lo tenemos en la banda australiana Wolfmother. En activo desde principios de los 2000 y con cuatro álbumes en su haber, son la banda que un nostálgico de Led Zeppelin necesita. De todos los grupos que os presento son mis favoritos, y no es para menos; acaban de sacar un cuarto disco que les consolida como una de las esperanzas del rock and roll y que demuestra que aún tienen mucho que componer.

Un poco más cercanos en influencias son The Hangmen, unos británicos punk que beben de la herencia más inmediata de los Sex Pistols, los Ramones y de algo del grunge norteamericano. En la misma línea, los suecos The Hives hacen algo más de ruido garajero, y también son algo más conocidos. Aunque llevan en la escena desde 1989, siguen imparables y son un referente del sonido “viejo”.

The Hives en Gröna Lund (Estocolmo) , en 2014, vía youtube.com.

The Hives en Gröna Lund (Estocolmo) , en 2014, vía youtube.com.

Volviendo al rock, encontramos a Eagles of Death Metal, otro de mis favoritos, un grupo que tristemente se hizo más famoso hace unos meses por los atentados en París durante un concierto suyo. Su líder es Josh Homme, un músico que tiene tantos proyectos como talento: también fue parte de Kyuss, esa banda de culto de principios de los 90, y es también cabeza de Queens of the Stone Age, otro referente en el rock actual pero que es algo más grunge que Eagles of Death Metal. Sus bases son de puro rock and roll, pero beben también del punk al rockabilly, pasando en ocasiones por el progresivo.

Para los nostálgicos más hard rock también hay esperanza. Graveyard vienen de Suecia y son una banda de culto para los melómanos más heavys, un imprescindible en todos los festivales de cuero y melenudos. Como ellos, otra banda que despertó muchas pasiones con sus dos primeros discos fue Kasabian, otra de esas formaciones cuya música queda marcada irremediablemente por la impronta Led Zeppelin. Sin embargo, parecen haber pasado al final sin pena ni gloria.

Diría que esto es todo, pero todos sabemos que hay mucho más. La música se reinventa, los músicos se influyen muchos a otros, descubren y experimentan con nuevos estilos y, al final, sólo se trata de canciones; de que, cuando el melómano se ponga sus cascos, algo le atrape.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s