Miedo a la ruptura

A una semana de las elecciones, la tensión es palpable en el ambiente. Las encuestas pronostican cada vez más el ascenso de Unidos Podemos, que se sitúa ya en segundo puesto y a pocos puntos del Partido Popular.

El miedo a una ruptura cada vez es más patente, ya no solo porque se recorten escaños y se pierda la mayoría absoluta -no del PP, sino de bipartidismo- por la que unos y otros han estado haciendo y deshaciendo a su antojo durante cuarenta años de Transición, sino porque esos unos y esos otros, a los que se ha diferenciado en dos colores, están viendo cómo su zona de confort se viene abajo.

La hegemonía del sistema político que actualmente nos gobierna ha perdido estabilidad, ha trastabillado y ahora todos se apresuran a poner andamios que la sustenten, andamios que solo se pueden apoyar sobre barro.

El pasado domingo tuvo lugar el debate a cuatro. Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Nada nuevo se dijo durante las más de dos horas de debate que, lejos de ser intenso, resultó aburrido. A estas alturas de la película, el final está prácticamente sentenciado. Sin embargo, Albert Rivera, en su minuto de oro, hizo un comentario que, aunque relativamente cierto, no deja de ser desafortunado. El líder de Ciudadanos abogó por cesar la lucha “entre rojos y azules”. Quizá Rivera tenga razón, que no sea tiempo de lucha, pero si no lo es ahora, ¿cuándo?

Sólo un apunte. Entre el azul y el rojo, está el morado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s