Candidatos al hambre

Por Ana Rodríguez (AnaRodriguez_24)

La crisis económica y social en España aún no ha desaparecido. La pobreza, la exclusión social, la miseria y las desigualdades sociales no se han esfumado, aunque las candidaturas de los distintos partidos de cara al 26-J intenten hacérnoslo creer.  Y los llamados a cicatrizar las heridas de esta crisis son los casi tres millones de niños y niñas que son candidatos a ser pobres en España.

Formaciones que se definen a sí mismas como “liberales”, “progresistas”, “federalistas” o “alternativas” y que se presentan para gobernar nuestro país han tendido una trampa a los millones de personas que junto a sus candidaturas se han convertido en candidatos al hambre. Según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE un 35,4 por ciento de los menores de 16 años que residen en España están en riesgo de pobreza y exclusión y 840.000 son actualmente pobres crónicos. Y a pesar de ello, la infancia no es un eje prioritario ni del discurso de estas formaciones, ni de sus programas.

Para Alberto Casado, Coordinador de Campañas de Ayuda en Acción la traducción de esto en la vida real se plasma en dificultades enormes para tener 3 comidas saludables al día, acceder a los libros de texto, a las actividades extraescolares o, por ejemplo, a disfrutar de calefacción en las estaciones más frías del año.

“Los niños y niñas son el colectivo de población que más está sufriendo en nuestro país. Las políticas de atención a la infancia no han sabido responder a la situación de emergencia que supone tener a más de un tercio de nuestros menores en riesgo de pobreza. Se ha dejado prácticamente en las únicas manos de las familias la tarea de atender a la infancia, y la infancia, igual que cualquier otro colectivo de nuestra ciudadanía merece medidas propias que la protejan, sobre todo, cuando por dificultades sobrevenidas sus familias no pueden hacerlo”, dice Alberto Casado.

La crisis no es la culpable

No obstante, la crisis no es la culpable. La pobreza infantil ya estaba ahí antes de que España se sumergiera en lo más profundo de esta depresión económica. El Coordinador de Campañas en Ayuda en Acción considera que gracias a la crisis se han visto las carencias de un sistema de protección a la infancia prácticamente inexistente basado exclusivamente en el poder adquisitivo de las familias, en el que el Estado deja de lado su responsabilidad de proteger y ofrecer oportunidades a toda su ciudadanía, incluida la infancia.

“Si a esto le añadimos unos recortes en políticas sociales que siempre se ceban más en los colectivos sociales más frágiles pues el resultado es el que tenemos ahora. No es admisible que en época de recortes siempre éstos vengan a perjudicar a aquellas personas que más lo necesitan. No es ni lógico, ni ético”, ha concluido.

Hay un concepto del que no se habla muy a menudo y es el de la pobreza oculta en nuestro país. Se trata de la pobreza que ocultan los propios datos e indicadores. Por ejemplo, el porcentaje de personas que viven en riesgo de pobreza y exclusión es el porcentaje de personas que tienen ingresos anuales por debajo del umbral de la pobreza. Este umbral se fija en el 60 por ciento de la mediana de los ingresos anuales por persona. En 2014 este umbral estaba en 7.961,3 euros. Según los datos ofrecidos por Ayuda en Acción hay personas que ganan un poco más de la cifra establecida en este umbral y por ello no aparecen en la estadística; aunque su realidad sea muy similar.

Sobre electoral_Candidatos a la pobreza

Pacto de Estado por la Infancia

Hoy, a menos de una semana para las elecciones generales, cuatro candidatos y sus respectivos partidos comienzan a tomar posiciones. El resultado de cuatro años y seis meses se refleja en las candidaturas de los distintos partidos de cara al 26-J. No son los únicos que mueven ficha. Ayuda en Acción también lo ha hecho.

Son tres las cosas que exigen a los partidos de cara a las nuevas elecciones. En primer lugar un Pacto de Estado por la Infancia,  pero uno que sirva para el futuro y que no se base en políticas partidistas, sino que tenga a la infancia en el centro y que no se cambie dependiendo de quién gobierne. Desde Ayuda en Acción quieren que se comprometan fondos para sostener estas políticas de infancia y que se establezca el compromiso progresivo de aumentar la inversión real dedicada a la infancia del 1,4 por ciento  del PIB aproximado actualmente, al 2,3 por ciento.

A corto plazo piden a la formación que salga elegida – sea cual sea – que pongan en marcha  medidas urgentes de reducción de la pobreza y la exclusión. Proponen que se revise y aumente la prestación por hijo a cargo en un 100 por ciento, hasta unos 600 euros, y que esta cantidad se actualice anualmente. En la actualidad es de 291 euros, la segunda más baja de la Unión Europea después de Grecia. También quieren que se evite la desigual inversión en infancia en cada Comunidad Autónoma.

Candidatos a la pobreza

Para ello han lanzado la campaña “Candidatos a la pobreza”. Esta campaña pretende recoger firmas y apoyos para demostrar al  nuevo Parlamento y al nuevo Gobierno que hay miles de personas a los que les preocupa la pobreza infantil en España. “También queríamos hacer visible esta realidad para que la sociedad fuese consciente y los partidos políticos incluyesen alguna de nuestras propuestas en sus programas electorales”, añade Alberto Casado.

candidatos-a-la-pobreza-1-768x545

Hasta el momento 40.500 personas han mostrar su apoyo a esta campaña, pero desde Ayuda en Acción invitan a todos los ciudadanos españoles a mostrar  preocupación por la pobreza infantil en nuestro país. Apoyar la campaña es tan fácil como entrar en www.candidatosalapobreza.org y firmar. Un solo clic se convertirá en un argumento más para exigir prioridad en este aspecto al nuevo Gobierno y Parlamento.

No es la única forma de cambiar el mundo. La educación es un medio para hacer retroceder la pobreza, la marginación, la ignorancia, la opresión y la guerra. Y ésta también está en nuestras manos y en las de nuestro Gobierno. “Vivimos en una sociedad en que se nos mide no tanto por lo que somos, sino por lo que tenemos. Esto es algo que tratamos de cambiar desde la educación en valores que trabajamos con los más pequeños, pero la cultura occidental dice otra cosa. Dime cuánto tienes o cuánto puedes comprar y te diré si eres o no un ciudadano útil para esta sociedad”, dice Alberto Casado.

Son muchos los que tratan de ocultar su situación económica por miedo a ser rechazados en la sociedad. Necesitan ayuda. Y está en nuestras manos dársela. Luchemos por cambiarlo, luchemos por acabar con los  candidatos a la pobreza.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s