La alimentación, una cuestión de eduación

Por Citlali Rubio (@CitlaP)

Hace unos días me encontraba en el supermercado, algo inusual desde que he vuelto a vivir con mis padres ya que ellos, cual reyes magos se encargan de hacer la compra y que la nevera siempre esté hasta los topes de comida. Por alguna extraña razón me encontraba en el supermercado y delante de mí en la fila para pagar en caja había una madre con sus dos hijos. Hasta aquí todo normal, una escena bastante típica en un supermercado. Pero por otra extraña razón comencé a prestar mucha atención, demasiada, quizás con una mirada fija que puede llegar a incomodar, a su compra. Parecía alguien con hambre que miraba su comida, pero no. No tenía hambre. Simplemente era curiosidad por ver toda la cantidad de porquería que compraba, algunos lo llamarán comida, pero eran grandes cantidades de bollería industrial, zumos, batidos y demás productos de este estilo con azucares procesados, seguido de pizzas, helados, pude llegar a ver una triste sandia y una bolsa de manzanas.

Todo esto me llevo a reflexionar algo que para mí es normal y que en la mayoría de ocasiones se me olvida que no es normal. Se trata de la alimentación sana. Ahora parece que el espíritu de mi madre me ha poseído, tranquilos, sigo siendo yo. Vengo de una familia hippie- naturista para resumir. Comemos sano, muy sano, lo más dulce y procesado que se encuentra en mi casa son galletas marías, las cuales como dato, aborrezco. Crecí comiendo y bebiendo vegetales, si bebiendo zumos verdes antes de que las famosas se pasearan con ellos en la mano. Mi madre ha centrado la alimentación saludable como uno de los pilares de nuestra educación y quizás por eso, para mi es normal hasta que me encuentro con lo contrario.

Parezco Michael Obama en sus discursos para combatir la obesidad infantil. Quiero decir que los niños hacen lo que ven, repiten comportamientos de los mayores, intenta imitar a sus padres y madres en muchas ocasiones, por eso, si sus padres comen sano, ellos lo harán. Es normal que a los niños no les gusten muchos vegetales, son cosas de la edad, pero no por esa razón hay que darles sólo pizza.

Os voy a contar una anécdota, estaba dando de merendar algunos de mis primos pequeños, me disponía hacer bocadillos de queso, porque en mi mente a todo el mundo le gusta el queso. Cuando mi sorpresa fue que a uno de ellos no le gustaba, no quise forzarlo y comencé hacer otro bocadillo. Uno de mis primos mayores entró en la cocina y me vio haciendo bocadillos diferentes, su respuesta fue: no le gusta el queso porque nunca lo ha probado y una vez dijo que no le gustaba y nunca más le dieron queso. Después de eso, insistimos al pequeño a comer queso, cual fue la sorpresa que le gustó y ahora come queso.
Sé que criar hijos es una tarea muy complicada para la cual no tengo experiencia ni autoridad para hablar, pero desde esa escena en la cocina, siempre creo que se puede hacer algo más para que los niños coman adecuadamente.

Como he dicho la educación lo es todo, por eso denle a los niños comida sana, no por obligación si no por educación, háganlos conscientes de lo importante que es una alimentación balanceada, sana, llena de frutas y verduras. Porque tendrán niños sanos, activos, sin problemas de sobre peso y posteriormente serán adultos saludables. Cuando un niño no sabe comer, se convierte en un adulto que tampoco lo sabe y muchas veces las consecuencias de esto no se ven a corto plazo en la infancia, pero si a posteriori cuando cambiar hábitos ya es una tarea muy complicada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s