La investigación de la DEA que podría hacer caer a Keiko Fujimori

Joaquín Ramírez es el secretario general de Fuerza Popular, que intenta llegar al poder el 5 de junio (Foto: Univisión)

Joaquín Ramírez es el secretario general de Fuerza Popular, que intenta llegar al poder el 5 de junio (Foto: Univisión)

Por Nicolás Bello (@nbello_II)

“Es una investigación muy sensible y está en curso. Para el record [oficialmente], es una investigación y no ha concluido“, es la respuesta que le dio Anne Judith Lambert, portavoz de la Drug Enforcement Agency (DEA), al periodista de Univisión Gerardo Reyes, en una conversación con Adolphus Wright, jefe de la agencia en Miami.

Reyes investigaba la acusación hecha por el aviador peruano radicado en Miami, Jesús F. Vázquez – quien entregó una carta a la DEA solicitando información sobre el estado de la investigación en la que participó como informante – contra el congresista peruano Joaquín Ramírez, secretario general de Fuerza Popular, partido liderado por Keiko Fujimori. Ambos hombres se habían conocido en 2013. Ramírez estaba interesado en adquirir una flotilla de aviones pequeños.


Joaquín Ramírez está implicado en la investigación conjunta entre la DEA y la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional del Perú conocida como “Operación Intocables”. La misma, investiga a
Miguel Arévalo Ramírez ‘Eteco’, considerado por estos organismos como uno de los mayores capos del narcotráfico del Perú, de acuerdo con la unidad de investigación de Ojo Público.

El reportaje y sus consecuencias políticas

El domingo 15 de mayo, los programas Univisión Investiga (Estados Unidos) y Cuarto Poder (Perú) publicaron sendos reportajes basados en el testimonio de Jesús F. Vásquez.

“De repente estamos conversando y [Ramírez] me dice ‘Tú sabes que la China me dio 15 millones de dólares en la campaña anterior para lavarlos, para la campaña de 2011, y yo los lavé con una cadena de grifos’, o sea de estaciones de servicio”.

Vásquez asegura que “nadie le ha pagado un dólar” y que lo hace “por amor al Perú”, pero parece ser consciente de que la información es “una bomba”. El país se encuentra en una campaña de ballotaje que terminará el 5 de junio y que, hasta dos días antes de la publicación de los reportajes, tenía a los candidatos Kuczynski y Fujimori en un empate técnico.

En Lima, la respuesta fue inmediata. En el set de Cuarto Poder, una furiosa Fujimori hacía conexión telefónica con los presentadores Sol Carreño y Augusto Thorndike.

“Sí, señora (a Sol Carreño), pero yo no voy a aceptar que hagan informes utilizando mentiras acerca de mí. Y si piensan que porque soy mujer me van a afectar con este tipo de denuncias, se equivocan. A mí no me van a parar. Gracias (tu-tu-tu-tu-tu-tu)”.

“Uy, nos cortó”, dijo Sol.

“Nos tiró el teléfono”, dijo Augusto.

El Lunes, Univisión rectificó. En un breve comunicado, la DEA aclaraba que la candidata Fujimori no está ni ha estado investigada por la agencia. Sin embargo no desmintió lo que había dicho el viernes anterior sobre la investigación a Joaquín Ramírez.

El miércoles 18 de mayo, el secretario general de Fuerza Popular dimitió al cargo, mientras era investigado, en una carta enviada a la misma Keiko Fujimori, y en la que afirma que “lo quieren utilizar para perjudicar su candidatura“.

El día anterior había dicho, en conferencia de prensa, “lo que pasa es que soy un cholo [un indio] con plata y debo ser narco o corrupto”. Ramírez asegura que su fortuna la inició por medios legales y que ascendió desde abajo, como cobrador de microbús en Lima, mientras estudiaba en la universidad.

El pez muere por la boca

Para la periodista y abogada Rosa María Palacios, el recurso de apelación al racismo es, a lo menos, un error político.

“El racismo existe en el Perú, en niveles profundos de nuestra estructura social, así como el sentimiento general de haber sido despreciados por el lugar de origen, el de los ancestros o los rasgos físicos. Eso es innegable. Pero utilizar ese sentimiento general como excusa política para justificar un patrimonio cuyo origen no puede explicarse a la opinión pública, es otro error grave. La gente no es tonta. Jugar con un asunto muy serio – y muy intimo como doloroso – para millones de personas y utilizarlo como coartada, es inaceptable para los receptores de esa excusa”.

Lo que esta defensa oculta, de acuerdo con Palacios, es que existen intereses entre Keiko y Ramírez. Por un lado, ella necesita el dinero que él le aporta; él por el otro, evitar a toda costa que la investigación en su contra se convierta en acusación y pase a juicio oral. Esto solo podría ocurrir si Keiko es elegida presidenta. La inmunidad parlamentaria de Ramírez tiene fecha de expiración el 28 de agosto.

Lo cierto, es que no es la primera vez que Keiko Fujimori está en el centro de la tormenta. En 2002 no supo explicar con qué dinero había pagado sus estudios en la Universidad de Boston y en 2011, en plena campaña, aseguraba a la prensa que financiaba con “rifas y polladas” – una tradición popular de recaudar fondos con la venta de pollo frito y cervezas en una fiesta – su campaña.

Lecciones de periodismo

“¿Dónde está la grabación, Gerardo? Le preguntó José María “Chema” Salcedo a su colega Gerardo Reyes el lunes 16 de mayo. “Discúlpame que te pregunte, pero esto es periodismo elemental, primer año de periodismo, ¿dónde está el documento de la DEA?”, continuaba. “Tal vez usted estudió en otra parte,  pero para nosotros esa es una respuesta oficial. ‘¿Esto es para el record?’, le pregunto y su respuesta es ‘si, esto es para el record'”, responde el ganador del Pullitzer.

Reyes es director de la Unidad de Investigación de Univisión y ha cumplido todos los pasos que el periodismo de investigación riguroso exige a este tipo de acusaciones: su equipo ha verificado todos los nombres y números de teléfono que Vasquez le dio,  ha cotejado las fotos que Vasquez le ha aportado a la investigación, ha cruzado información. Pero sobre todo, ha indagado por las intenciones de su entrevistado, como explica Palacios.

Es también evidente que Jesús Vasquez tiene un interés político manifestado abiertamente en la carta que envía a la DEA. Ruega a esta institución que lo ayuden a que una “banda” criminal no llegue al poder el próximo 5 de junio. Es decir, que la investigación que esta en curso sea conocida. Vásquez lo habrá logrado por la vía indirecta, pero lo ha logrado. La DEA normalmente – cito a Gerardo Reyes – dice “sin comentarios” o “no podemos negar ni afirmar”. Pero esta vez, excepcionalmente, reconocen que no podrán dar declaraciones porque hay una investigación en curso.

Pero también es evidente que aquí ha habido periodismo serio, que el solo hecho de que Ramírez esté investigado es de por sí sospechoso y que se le ha abierto un nuevo flanco, de mucho peso, a Keiko Fujimori.

Anuncios

4 comentarios en “La investigación de la DEA que podría hacer caer a Keiko Fujimori

  1. Pingback: El Impuntual.es

  2. Pingback: El Perú salva la democracia tras un ballotage cerrado – El Impuntual.es

  3. Pingback: El Perú salva la democracia tras una segunda vuelta cerrada – El Impuntual.es

  4. Pingback: A puertas del bicentenario, el Perú se salva nuevamente del abismo | La línea de fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s