La noche que los cantautores resurgieron

1462404193_007100_1462435229_noticia_fotogramaPor Carmen Sánchez (@edhegrim) y Sara Pérez (@sarap0va)

“¿Qué fue de los cantautores? Aquí estamos, señores”. Quizás la frase más representativa de la noche del pasado miércoles en el auditorio de Villa de Vallecas, donde más de 7.000 personas se reunieron para ver sobre el escenario a Ismael Serrano, Luis Eduardo Aute y, cómo no, Silvio Rodríguez. La frase vino del poema de Luis Pastor, quien también participó en el concierto, cuando recitó exaltan su poema ‘¿Qué fue de los cantautores?‘.

El concierto no era solo música, el objetivo del mismo era la recaudación de fondos para las víctimas del terremoto de Ecuador. Alrededor del auditorio había mesas donde se podían hacer los donativos.

Y es que, después de años detrás de este momento, por fin se dieron todas las circunstancias para que uno de los máximos exponentes de la Nueva Trova cubana pudiese hacer este regalo mágico a los madrileños. Como lleva haciendo desde hace unos años en los barrios más marginales de Cuba, Silvio Rodríguez regaló a los Vallecas una noche llena de magia y canción de autor.

Ismael Serrano, visiblemente emocionado, abrió la noche con uno de sus temas más míticos, ‘Vine del norte’, una historia sobre una noche en Santiago de Chile. “Déjate de historias, súbete ahí y cántame una de Silvio”, entonó Serrano ante un auditorio a rebosar, nervioso, expectante e ilusionado ante las horas que seguirían a esta canción.

Durante el concierto, Ismael confesó que esta noche llevaba preparándose tres años, cuando Silvio le comentó que quería llevar sus canciones por los barrios hasta España. “Si lo haces allí, tiene que ser en Vallecas”, dijo él, que se crió en este barrio y profesa por él devoción. “Si la infancia es patria, mi patria es Vallecas”, admitió.

A ‘Vine del norte’ le siguieron otros temas míticos de su discografía como ‘Ya ves’ y puso el toque bailable con ‘La Llamada’, la canción que abre su último disco y que habla sobre la crisis y propone la unión del pueblo (del proletariado) para combatirla. Esta canción es probablemente el tema que refleja el momento político en España.  No podía acabar su turno sobre el escenario vallecano sin ‘Papá, cuéntame otra vez’, su tema quizás más conocido y que, aunque cuente con más de diez años a la espalda, sigue tan vigente como el primer día.

aute_cantando_en_vallecasTras Serrano, el turno fue el de Luis Eduardo Aute, que a sus 72 años todavía defiende sus canciones y sus ideas como el primer día. ‘Me va la vida en ello’ o ‘Pasaba por aquí’ fueron algunos de los temas coreados durante la hora que Aute estuvo sobre el escenario. Hubo también crítica a una Europa -una sociedad- que ” marcha pisando las ruinas de la inteligencia del mármol que está a intemperie de esta decadencia”, una Europa que desgasta y destruye sus raíces con ‘Atenas en llamas’.  El cantautor aprovechó con la canción para recordar la muerte del joven de 15 años Alexandros Grigorópulos (Αλέξανδρος Γρηγορόπουλος) a manos de la policía en las revueltas del 2008 en Atenas y para defender a los PIGS (Portugal, Italia, Grecia y Spain), los que son considerados los cerdos del mediterráneo por el resto de Europa.

Aprovechó también la ocasión para hacer campaña en contra del Tratado de Libre Comercio, que considera sólo favorece a Estados Unidos y pone al resto de países bajo su yugo. Cerró su intervención con una versión a capella de ‘Al alba’, sin música, y coreada de principio a fin por los asistentes en uno de los momentos más mágicos que dio la noche.

Y por fin llegó el turno de Silvio, el que todos los asistentes esperaban, como esperando abril. ‘El reparador de sueños’ fue la primera canción que el cubano regaló al auditorio. “Me habían dicho que no había venido nadie”, bromeó ante los asistentes. Acompañado de unos músicos estupendos sobre el escenario hizo disfrutar al público de dos horas de música donde sonaron temas como ‘Te doy una canción’, ‘El escaramujo’ -que dedicó a Juan Carlos Monedero-, ‘Óleo de mujer con sombrero’ o ‘Quién fuera’.

Aunque el cubano no habló de política, sí que hubo agradecimientos ante la posibilidad de haber podido llevar a cabo el concierto, e incluso contó la anécdota del origen de ‘San Petersburgo’, una canción que compuso a raíz de una historia que el escritor Gabriel García Márquez le contó en un viaje de avión entre Cuba y México.

No faltó en el repertorio ‘Ojalá’, una de las más conocidas, ni un cierre maravilloso con ‘La gota de rocío’, donde los 7.000 asistentes hicieron unos coros improvisados en el último estribillo.

Las demandas políticas se colaron entre la música con razones, reclamaron el derecho a la cultura y  agradecieron al ayuntamiento el poder realizar un concierto de este calibre, que no se había podido realizar hasta ahora. Al final, SI SE PUDO.  Era la humilde representación de los conciertos en  los barrios cubanos en Madrid.

¿Qué fue de los cantautores?, dice Luis Pastor que nos preguntamos los periodistas, despistados, cada cuatro o cinco años. El extremeño contestaba ‘aquí estamos, señores’ y nosotros corroboramos que lo están, y más vivos que nunca.

silvio1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s