Lugares (de Granada) que no quiero compartir con nadie

Por Alaia Rotaeche (@aL_rc)

Seguro que quien haya estado en Granada coincidirá conmigo en que es una ciudad mágica, especial. Todo el mundo se enamora de ella. Si las ciudades tuvieran personalidad, escribí la primera vez que la visité, Granada sería ese amigo que te enseña que no todo es blanco o negro, que también hay grises, que te cambia por dentro. Que te pone la vida en bandeja.

Y ahora me reafirmo en ello, sólo que esta visita ha sido algo menos melancólica y más divertida. Por eso quería compartir (parafraseando a la gran Elvira Lindo) esta lista de lugares para, paradójicamente, no compartir con nadie:

Imagen: foursquare.

Imagen: foursquare.

Bora-Bora (Plaza Universidad, 1): Si sois melómanos como yo, esta tienda de discos será vuestro paraíso. Tienen (literalmente) de todo, desde el Tommy de los Who (encuentro orgásmico cada vez que lo veo, y nunca tengo dinero suficiente) hasta Los Secretos o Mac DeMarco. Es enorme, está deliciosamente decorada y puedes pasar horas enteras allí perdido para salir de dos formas: a)muy triste por no haber podido comprar nada, o b)muy culpable porque has gastado la mitad de lo que traías. Tú decides.

Sonho (Elvira, 110): No sabría muy bien cómo describir este bar. Es una especie de almacén gigante decorado eclécticamente, muy barato (como casi todos los bares de Granada) y con un rollo muy bohemio, pero sin pretensiones. Probé su pizza de espinacas y tengo que decir que eso evitó que la borrachera fuese aún mayor. Bendita tapa.

Bakakai (Tendillas de Santa Paula, 11): Se autodefinen como librería crítica, y es cierto que en sus estanterías encontrarás muchos volúmenes poco comunes sobre política, filosofía, sociología o teología. Y, lo que a mí me enamoró: tienen una gran selección de libros sobre música y una pequeña sección de libros baratos de segunda mano en inglés. Su caos ordenado es justo lo que un amante de los libros (y de las librerías curiosas) busca; te perderás en ella y saldrás como desorientado.

Libreria-Bakakai-1

La maravillosa librería Bakakai, vía blogs.lse.ac.uk

A los buenos chicos (Elvira, 70): Si bien es un pelín más caro, la comida lo merece. Es un gastrobar regentado por dos amigos, un italiano y un francés, que trasladan la gastronomía de sus países de origen a unas tapas deliciosas y han creado un ambiente acogedor, como de casa. Tambien preparan un vermú de escándalo.

Terraza del 4 Gatos, vía granadamap.com

Terraza del 4 Gatos, vía granadamap.com

Café 4 Gatos (Placeta Cruz Verde, 6): En pleno Albayzín se encuentra esta cafetería perfecta para disfrutar del buen tiempo desde su terraza. Verás pasar turistas, viajeros (que no es lo mismo), bohemios extranjeros que viven allí, señoras mayores, perros… de todo. Su tarta de zanahoria es de otro mundo. Ah, y es baratísimo.

 

 

 

Izaro (Horno de la Merced, 115): Otro con unas tapas de escándalo. No hay más que decir.

Exterior del Izaro, vía granatensis.tumblr.com

Exterior del Izaro, vía granatensis.tumblr.com

Carmen de los Mártires: Saliéndonos del bucle bar-tienda-bar-bar-bar, etc, subiendo hacia la Alhambra encontramos este Carmen típico y de entrada gratis, con unas vistas sobre Granada espectaculares y unos jardines preciosos por los que pasear.

Vista del Sacromonte, vía guiasdegranada.com

Vista del Sacromonte, vía guíasdegranada.com

Sacromonte: No es exactamente un lugar desconocido, lo sé, pero aun así es poco frecuentado, especialmente durante la puesta de sol, cuando está casi vacío. Lógico; da algo de vértigo bajar cuando ya es de noche. Pero merece la pena.

 

Patapalo (Naranjos, 2): Para continuar un poco más allá de la ruta (interminable) de tapas que ofrece Granada, este pub algo cutre pero espacioso y con buena música es ideal. La música dependerá del día de la semana. Lo mejor es ir sin saberlo. Muy cerca hay una chupitería cuyos tragos, a 1 euro, llevan nombres de estrellas del rock. Un Janis Joplin y un Freddie Mercury después, ya estás listo para bailar lo que sea.

Loop (San Matías, 8): Es bar y tienda de discos. Su única pega es que es bastante pequeño (únicamente una barra con taburetes, sin una sola mesa) pero el ambiente, la gente que lo frecuenta y la música hacen el resto. Está en el barrio del Realejo, un vecindario poco conocido y precioso para pasear con buen tiempo.

Un rincón del Realejo vía Granada por el mundo (Youtube)

Un rincón del Realejo vía Granada por el mundo (Youtube)

Y, en fin, el Albayzín entero sería un lugar que no querría compartir con nadie. Pero esa es otra historia.

Anuncios

Un comentario en “Lugares (de Granada) que no quiero compartir con nadie

  1. Pingback: 10 ciudades españolas para una escapada romántica | La línea de fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s