La fuga de talentos ya existía en la danza

Por Alaia Rotaeche (@aL_rc)

Lucía Lacarra, Joaquín De Luz, Igor Yebra, Tamara Rojo, José Carlos Martínez, África Guzmán, Nacho Duato, Ángel Corella… ¿Les suenan? En España no son conocidos para el gran público, pero en sus países de adopción son estrellas, de esas que firman autógrafos por la calle y a la salida de los teatros. Estrellas de la danza, claro; un matiz que les hace ser conocidos o no, tener sueldos astronómicos o no.

Lucía Lacarra, Leticia Izuzquiza, Igor Yebra y Marta Rodríguez Coca en 1993. Fuente: Diario Vasco, vía victoriaeugenia.com

Lucía Lacarra, Leticia Izuzquiza, Igor Yebra y Marta Rodríguez Coca en 1993. Fuente: Diario Vasco, vía victoriaeugenia.com

Todos ellos (y muchos otros) tienen algo en común: tuvieron que emigrar muy jóvenes porque, pese a su excepcional talento, su país no les daba oportunidades de crecer profesionalmente en el mundo de la danza. Los sueldos de las escasas compañías nacionales por unas doce horas de trabajo al día eran ridículos. Fuera les ofrecían lo que aquí les negaban.

Tamara Rojo, nacida en Canadá pero criada en Madrid, es el perfecto ejemplo. A sus 41 años, es desde 2012 directora artística del English National Ballet, una de las compañías más prestigiosas del mundo, y ha sido primera bailarina del Royal Ballet Theatre durante muchos años. Rojo ha sido una de las voces más críticas que se han elevado contra la falta de apoyo a la danza en España y sobre esa paradoja que se da en España: los bailarines españoles reciben muy buena formación, hay muy buenas escuelas y muy buenos profesores, pero no hay espacio para todos ellos.

Tamara Rojo en una campaña de 2008 para Hoss Intropia.

Tamara Rojo en una campaña de 2008 para Hoss Intropia.

Eso también lo sabe Joaquín De Luz, también madrileño, que, como Rojo, pertenece a esa generación de bailarines que se formó en la prestigiosa Escuela Víctor Ullate. Formó parte de su compañía durante muchos años hasta que aterrizó en el Pennsylvania Ballet y posteriormente en lo que fue su hogar durante muchos años: el American Ballet Theatre, donde fue solista. Ahora es bailarín principal del New York City Ballet.

En el otro lado de la moneda, están aquellos que apostaron incluso por llevar adelante una compañía en España. Nacho Duato regresó para devolver a su país algo de lo que había aprendido en el extranjero. Dio esplendor a la Compañía Nacional de Danza con un elenco y un repertorio neoclásico y contemporáneo que despertó tanto pasiones como detractores; ahora esa Compañía, dirigida por José Carlos Martínez, estrella de la Ópera de París durante años, está a la altura de las grandes compañías clásicas internacionales. Pero también Martínez se las ha visto negras para llevar adelante su proyecto.

Pero si alguno de ellos destaca por criticar la situación de la danza en España es Ángel Corella, quien siempre ha intentado sacar adelante proyectos en su país: una escuela, una compañía… proyectos que no llegaron a buen puerto. Corella siempre ha incluido España en sus giras con el American Ballet. “Hacer una compañía de danza clásica en España es una locura, porque la danza no es que sea el patito feo, es que es el patito inexistente”, declaraba al diario ABC en 2014, con motivo de su retirada.

Y es que no es cuestión de unas pocas estrellas: en cualquier elenco de cualquier compañía del mundo, grande o pequeña, habrá al menos tres bailarines españoles. En España, la formación es exigente, la técnica impecable; a todo eso se añade que los bailarines españoles suelen tener una expresividad especial. Por ello, las compañías internacionales se los rifan.

Ángel Corella.

Ángel Corella.

Probablemente les suene todo esto. La emigración masiva de jóvenes talentos, la famosa fuga de cerebros: el mundo de la danza lo lleva viendo desde hace años. Para ellos no es nuevo. Y es lo que se dice siempre: emigrar es fantástico, aporta experiencias y conocimiento, pero lo triste es no tener opción de quedarse.

Anuncios

Un comentario en “La fuga de talentos ya existía en la danza

  1. Y tantos…en las compañías americanas, canadienses, alemanas, siempre hay algún espanol.porque aquí hay muy buenos trabajadores, pero mira por donde, no hay “industria”

    Tanto talento derramado en el extranjero, donde ves que se les reconoce y admira..y aquí pocos saben de sus nombres.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s