El primer “hijo de papel” de Mikel Izal: ‘Los seres que me llenan’

Por Tatiana Arenas (@tatianaarenas_)

“A ver por dónde empiezo a hablar de esta locura”. Así inició Mikel Izal su discurso en la presentación de ‘Los seres que me llenan’ o como a él mismo le gusta llamarlo, su “primer hijo de papel”. Se trata del primer libro del ya conocido vocalista y compositor del exitoso grupo Izal, que se ha lanzado a la Literatura empezando por los relatos cortos. “El relato corto creo que fue para mí una salida para contar historias que no me cabían en una canción”, relató durante el evento.

Sacar esos “seres” de la cabeza de Mikel Izal casi fue más idea de la editorial Aguilar, encargada del proyecto, que del propio autor, aunque los que le conocemos desde que portaba guitarra y canción de autor teníamos claro que esos pensamientos tomarían forma algún día más allá de la composición de canciones. Así, la historia de esta publicación surge cuando dos puntos se unen, por un lado los responsables de la editorial que, después de seguir la trayectoria de Izal, se interesan por saber qué más cosas tenía su vocalista en la cabeza; y por otro lado el propio Mikel que se encontraba tomando clases de escritura creativa con la única pretensión de superarse en esos textos que escribía sólo para él por puro placer y apetencia. Por suerte esa conexión llegó a buen puerto y todo se puso en marcha.

“No pensaba en publicar un libro, estoy muy centrado en la música, que es un medio en el que me muevo con cierta experiencia y no es un tema tan resbaladizo como me parecía al principio, esto sin embargo es una pista de hielo”. El autor destacó el reto que supone para él adentrarse en el mundo de la Literatura “desde el respeto y casi como fan de la escritura” con el objetivo de generar algo en el lector que lo reciba, aunque admitió que pisar este terreno desconocido le resulta tan emocionante como positivo.

“Me apetecía acercarme a este mundo con la única pretensión de que al leer relatos, y al acabar cada relato haya un suspiro y un pensamiento, con eso me conformo”

El autor reconoció que en este salto literario hay mucho de lo que forma parte de sus canciones, pero tratado de una forma más diferente y, valga la redundancia, más literal. En este trabajo prima esa adrenalina del exhibicionismo y, en cierto modo, el autor considera que se desnuda. “La desnudez a la que me someto en el libro es absolutamente extrema, es muchísimo más duro que escribir una canción donde me puedo esconder en una multitud de metáforas y de recovecos estilísticos, aquí no, aquí escribo Literatura, literal y me muestro mucho más”. Por lo tanto, sí, encontraremos pizcas inevitables del Mikel Izal al que estamos acostumbrados, pero a través de la lectura descubriremos a un autor más desvergonzado y natural.

El complemento perfecto a las palabras viene de la mano del ilustrador David de las Heras, que ha sido el encargado dotar a doce de los relatos de imágenes que se relacionan con las historias, pero no de manera literal. El propio ilustrador, presente en el evento, expuso que su intención era precisamente esa de no crear imágenes literales, construyendo así historias visuales y coloridas que se podrían contar a partir de los relatos. De este modo, entre las páginas de ‘Los seres que me llenan’, nos encontraremos ilustraciones aparentemente simples, pero que toman vida propia cuando se unen al relato que las precede.

“La desnudez a la que me someto en el libro es absolutamente extrema”

Siguiendo con lo que el lector se encontrará al abrir el libro de Mikel Izal. En primer lugar, la obra está compuesta por 24 relatos cortos, historias diferentes con universo propio. En esencia, textos que dan forma a las ideas que corren por la cabeza del autor. “Mi capacidad de aburrirme es infinita y siempre, de cualquier idea que se me pasa por la cabeza, que me divierte y que me parece que se puede tirar de ese hilo intento escribir algo que al leerlo, sorprenda”. Historias que, al igual que comentó el autor, sorprenden y engloban desde lo más cotidiano hasta la más pura ciencia ficción.

Optar por el género del relato corto es un acierto,  no sólo porque sea la manera de encapsular historias que más se parece a hacer canciones, escenario que el vocalista de Izal domina, sino porque cuenta con las características perfectas para enganchar al lector sin agotar. La brevedad relativa de este tipo de historias permite ahondar en los detalles pero de una manera precisa, presentando así a los personajes, exponiendo la trama y dotándola del final adecuado. Cada uno de los relatos consigue condensar esas historias inconexas, esos seres que llenan la cabeza de Mikel Izal.

En cuanto a la temática, el lector puede encontrarse cotidianidad niveles: un verano en agosto en Madrid, un encuentro sexual, una cita o un relato sobre una asistenta; pero también el surrealismo de una distopía, de una historia oscura dentro de un cubo, de una habitación de hotel que guarda un celoso secreto o una fiesta en honor al fin del mundo. Sería complicado referirse a todos y cada uno de los palos que puedes encontrarte entre las páginas, sin embargo, tras la lectura me atrevería a destacar varios puntos que llaman especialmente la atención.

IMG_1603

David de las Heras, Mikel Izal y Pablo Álvarez

En primer lugar esa mezcla de realidad y surrealismo. Por un lado muestra la intención de reflejar la sociedad y sus diferentes condiciones humanas en los personajes. El autor construye personajes llanos, con problemas, preocupaciones y situaciones reales que pueden servir al lector para identificarse con ellos. Pero también lleva a sus marionetas al extremo, les hace impulsivos y frívolos. Puedes estar leyendo un relato sobre Paola, una asistenta, o sobre una pareja sentada frente al mar, pasar a la siguiente historia y leer sobre la llegada del fin del mundo y de cómo ante eso los personajes complacen aquellos deseos que se negaron durante toda su vida, o sobre un futuro de la vida en la Tierra teñido de guerra y traiciones entre la propia raza humana. Todos esos elementos hacen reflexionar sobre las capas de la sociedad y del propio ser humano.

Otro punto a destacar, las descripciones y la creación de diferentes atmósferas a través de ellas. Ningún relato surge de la nada, ninguna situación es inverosímil, todas y cada una de las historias cuentan con una contextualización detallada. El autor describe los lugares y el ambiente donde se desarrollan las tramas de una manera sencilla, pero introduciendo al lector en la historia como si de un observador camuflado se tratara. Los personajes también son detallados, desde personalidad hasta apariencia pasando por sensaciones. De este modo aparecen a lo largo de la lectura multitud de atmósferas, algunas oscuras, con momentos de angustia y otras que, llenas de luz, evocan todo lo contrario.

Uno de los juegos que se da entre las páginas de ‘Los seres que me llenan’ es aquel que genera la duda de cuáles son relatos de carácter biográfico y cuáles son total inventiva. El autor dejó claro que los relatos cuentan con elementos veraces que, fruto de su pensamiento, se mezclan con otros que no lo son y ahí reside la gracia. “No sabes qué es autobiográfico, con qué estoy de acuerdo de lo que digo, con qué no, qué me he inventado, qué me parece horrible o que no”, explicó el propio Mikel Izal. De este modo es imposible asegurar cuáles de las historias han formado parte de la vida del autor y cuáles han formado sólo parte de su imaginación. El lector ni siquiera puede fiarse de aquellos relatos que están narrados en primera persona, aunque estos hablen de manías cotidianas o de convicciones morales.

“Al final todo se me ha ocurrido a mí, pero no todo lo comparto y ese es el paracaídas que tengo para que penséis que no estoy tan loco”

En resumen, una obra original, llena de universos, sensaciones, irracionalidades que cobran cierto sentido al reflexionar sobre ellas. Como define el propio Mikel Izal, la base de su primer libro son “relatos eclécticos” que transportan al lector y que desnudan los pensamientos del autor. Una apuesta del vocalista que va más allá de lo que dicen sus canciones, que dejará satisfechos, a la par que sorprendidos, a sus más fieles seguidores y que sin duda creará nuevos. En el aire quedó el día de la presentación la posibilidad de que la próxima aventura de Mikel Izal sea una novela, pero se encargó de dejar claro que su propósito es ir explorar más el terreno de la Literatura.

“Vamos a seguir escribiendo y ya veremos”, sigue Mikel, nunca pares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s