De residuo a recurso: los cubiertos comestibles

Por Sara Pérez (@sarap0va)

¿Alguna vez te has preguntado de donde vienen las cosas que compramos? ¿Y a dónde van?

        Es la reinvención del fuego en pleno siglo XXI y es una manera de pensar, de actuar y de producir; es la economía circular. No es nada nuevo, lleva en la cabeza de muchos más de 50 años pero se ha puesto de moda en plena crisis. Comprar, usar y tirar no está del todo bien visto.

       Son ideas que se han expandido por el norte de Europa y circulan por todo el mundo sin frenos: hay cubiertos comestibles, hongos que se convierten en plástico,  periódicos que se transforman en madera, el café puede ser tinta para la impresora, hay ropa con materiales reciclados o teléfonos móviles de estaño que duran 10 años. Hay un restaurante en Chicago que no ha vaciado su basurero desde su apertura porque no hay nada que tirar y Lauren es una chica de Nueva York que tiene 23 años y tampoco produce basura.

       El mundo tira ocho millones de toneladas de plástico al mar cada año y en la India, más 120.000 mil millones de cubiertos de plástico son tirados a la basura, hasta que un innovador ha creado los cubiertos comestibles. La empresa Bakeys ha creado cucharas que están hechas de mijo, arroz y trigo, son nutritivas y tienen una vida de hasta 3 años, puedes comerlo o puedes destruirlo y su desintegración durará solo unos días.

cubiertos comestibles-start up india

Bakeys es una empresa india que crea cubiertos comestibles

       

Sandwich me in es un restaurante de comida rápida saludable en Chicago. El total de sus desechos es equivalente a lo que un restaurante normal puede producir en una hora siendo la mayoría vasos de plástico de Starbucks que sus clientes traen al bar. El restaurante funciona a partir de energía sostenible y la comida proviene de los agricultores locales, por lo tanto, sus productos suelen ir a granel sin necesidad de envase.

         La economía lineal no nos permite tener ocho planetas pero su desgaste nos permite renovarnos en un mundo donde consumimos el doble que hace cincuenta años y en un mundo donde hemos consumido más de un tercio de las reservas naturales. La economía circular funciona no como una alternativa, sino como la solución para poner límites y ser respuesta al cambio climático. El objetivo es dejar de un lado la obsolescencia programada, es decir, eso que hace que tiremos nuestro móvil cada año y dejar por otro lado la obsolescencia percibida, es decir, eso que nos hace sentirnos inútiles sino tenemos una televisión de plasma con acceso a internet en nuestra casa.

       Es un modelo economico que está dentro del plan Europa 2020 porque una economía de este tipo ahorraría millones de euros a empresas de la Unión Europea y reduciría el efecto invernadero por lo que puede ser el mejor regalo para nuestros nietos.

Eduardo Galeano decía que la utopía está en el horizonte, quizás la veamos lejana pero nos sirve para avanzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s