‘Relatos negros, cerveza rubia’, lo nuevo de Carlos Salem

DSC_0506

Por Carmen Sánchez (@edhelgrim)

El pasado martes, el escritor Carlos Salem (Buenos Aires, 1956) presentó su último libro, Relatos negros, cerveza rubia, en un evento en la Casa del libro de Gran Vía. Le acompañaron en la presentación Pere Sureda, editor de Navona, la editorial encargada de la publicación, y la periodista y escritora Berna González Harbour.

Relatos negros, cerveza rubia es un libro de cuentos que se aleja un poco de la narrativa a la que Salem nos tienes acostumbrados. En palabras de Berna González, “no es una novela negra construida, sino pinceladas de la ciudad, de su mundo”.

Esta ciudad, que “casi siempre es Madrid pero podría ser cualquiera”, se llena con la voz de Salem, que trasluce a menudo esa oralidad y esas maneras que tanto recuerdan a uno de los referentes de la literatura actual, Charles Bukowski, y la herencia del realismo sucio.

Este género, que él mismo ha bautizado pese a las reticencias a las etiquetas como relatos negros cerveza rubia“cerveza ficción” no distingue muy bien dónde empieza la realidad y acaba la ficción. Son relatos sobre la noche, con personajes grotescos pero con su trasfondo de realidad, de esos que puedes encontrar cada noche pegados a la barra de cualquier garito de Malasaña, aunque el autor confiese que “no hay ninguna gran borrachera en este libro”.

Entre todos los personajes que recorren esta cerveza ficción destaca Poe, ese ex periodista y escritor que ya ha aparecido en otros escritos de Salem, como En el cielo no hay cerveza, personaje que domina algunos de los relatos y en que trasluce la otra parte de las narraciones del autor argentino, esa que hay detrás del alcohol, la noche y el lenguaje llano y seco.

Detrás también hay miedo, miedos que puede tener cualquiera, miedos que cualquiera ahogaría en el fondo de una cerveza. “Poe tiene más miedo a sentir que a estar solo, miedo a querer e irse”, cuenta Carlos Salem.

Y es que quién no se ha refugiado en algún bar cuando lo ha necesitado. “Hay bares de todo tipo. Bares que son estaciones de paso, pero otros a los que vuelves, donde te llenas de desconocidos que conoces y con los que intentas cambiar el mundo”, reconoce el argentino.

“La bebida es una excusa. De noche somos quien queremos ser y de día quien debemos ser”, matiza. Y en cierto modo este libro también habla de eso. De quién queremos ser, e incluso de hadas madrinas -un tanto bukowskianas, eso sí, parcas en maneras y sin la cursilería de los cuentos infantiles- que ayudan a ello. Y entre hadas, ángeles y escritores, también hay sitio incluso para un cuento con Gardel y Hitler.

Si después de Relatos negros, cerveza rubia, todavía os quedáis con ganas de más, el próximo 17 de mayo verá la luz su nuevo libro de poemas Un pájaro de menos (Espasa) y que ya se puede reservar en la página web de la Casa del Libro. Además, acaba de terminar la adaptación gráfica de El huevo izquierdo del talento, cuyas ilustraciones corren a cargo de Kike Narcea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s