¿Dónde y cómo es el arte?

Por Verónica Living (@cardiodrama)

Hay cuatro palabras que siempre se escriben entre interrogantes, que están condenadas a millones de respuestas, pero a ninguna que resulte ineludiblemente válida. Seguramente todos las hayamos escuchado alguna vez. Algunos habrán quedado indiferentes, y a otros nos atormenta, habrá en quien simplemente despierten curiosidad, y habrá en quien despierten nauseas. Durante siglos nos hemos preguntado ¿qué es el arte?

Si hacemos un recorrido vertiginosamente rápido por la historia del arte, podemos ver cómo el propio concepto de arte ha ido transformándose, no cambiando ni deformándose, sino más bien añadiéndose nuevas acepciones y nuevas maneras de hacer y de comprender. Las obras clásicas, el impresionismo, las vanguardias, el arte contemporáneo… Diferentes etapas con diferentes ideas de lo que es el arte y con diferentes razones, todas ellas al mismo tiempo válidas e inexactas, incompletas.

Antes de las vanguardias, todo estaba más o menos claro. Los creadores habían sido artesanos y luego artistas con la autonomía que esa palabra implica, eran generalmente pintores y escultores, sus obras se exponían en salones y museos, y se vendían (con ellos vivos o muertos). Pero llega cierto momento en que la cosa se empieza a complicar. Las obras ya no son solo pinturas o esculturas como solíamos conocerlas de manera convencional, sino que van mucho más allá, hasta donde un cuadro negro es una de las obras más reconocidas, o hasta donde un urinario firmado por un tal R. Mutt en 1917 se convierte en una obra de arte totalmente transgresora. Llegaron las performances, los happenings, el arte fluxus, y fueron más allá de los museos y de las galerías de arte. Nacieron nuevas maneras de hacer que cuestionan no sólo el concepto de arte y de crear, sino también el propio acto de creación, con todo lo que este conlleva: desde las ideas, pasando por el proceso, la elaboración, hasta el soporte y el resultado final.

malevich95_0marcel-duchamp

Todo lo que se conocía como arte convencionalmente, lo que la sociedad estaba acostumbrada a interpretar como un objeto artístico, quedó cuestionado por lo que las nuevas generaciones traían. Y de repente el arte también puede ser una mujer dejándose a merced de su propio público durante seis horas, puede ser una acción recogida en un periodo de tiempo, documentada o no, puede ser una obra que no deje objeto, que no se halle en los museos pero sí en la historia.

Tal vez, después de todo lo que ha pasado, todo lo que ha sido hecho y visto y estudiado, nos estemos equivocando de cuestión y debiéramos preguntarnos ¿qué no es arte?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s