¿Irán los fotógrafos al infierno?

 

Por Verónica Living (@cardiodrama )

Imágenes de cuerpos desnudos, travestidos, drogados, asesinados. Muerte, desastre y sordidez. Sexo, drogas, pobreza, huesos, guerra. Personas. Si en el arte, el cuerpo y lo desagradable estuvieron estigmatizados durante siglos, en la fotografía llega un momento en que ya no tiene cabida la moralidad, el mantener las formas, la intención de crear el bienestar. Lo importante, por encima de todo, es la intención, meramente, de crear. Y en determinados casos, la creación se basa en la documentación, en guardar en imágenes la realidad. Se trata de hacer una fotografía grotesca, pero funcional.

naked city weegee 1

Naked city, Weegee, Nueva York, 1945

naked city weegee 2

Weegee tenía la radio de su coche conectada a la de la policía para acudir cuanto antes a escenas de este tipo y fotografiarlas.

La fotografía resume una narración, una escena, una situación en una sola imagen. A menudo, cuando miramos una fotografía, queremos encontrarnos en ella con la verdad, con la realidad. A pesar de que hay muchos casos en los que la polémica acerca de su autenticidad ha sido alta, la fotografía documental niega que la fotografía sea una mentira. Defiende la idea de la fotografía como un instrumento para captar la realidad con una dimensión antropológica.

robert_capa_falling_soldier

Death in the making, Robert Capa, Nueva York, 1938. Fotografía de la muerte de un soldado republicano, criticada por su cuestionable credibilidad.

La fotografía documental es una fotografía (generalmente de personas y situaciones) realizada por y para personas. Hemos podido ver guerras a través de imágenes, otros tiempos que vivieron las ciudades por las que seguimos pisando hoy en día, y a quienes habitaron en ellas. Algunos fotógrafos hicieron largos viajes fotografiando a la gente en diferentes lugares, inmortalizando a personas involucradas con su propio ambiente.

Hay una amplia gama de temas que trata la fotografía documental. No son únicamente fotos de personas, de lugares, de situaciones. En ocasiones son fotografías de ideologías, de sexualidad, de adicciones, de pobreza e incluso de muerte. Fotografías de vida, llegando a extremos de fotografías o vida.

A lo largo de la historia se han dado muchos casos de imágenes que se han vuelto realmente polémicas por su dudosa moralidad, realizadas por fotógrafos que han sido reprochados por su sangre fría, que se han encontrado en ocasiones en las que eligieron la fotografía por encima de todo lo demás.

buitre-nino-n-672xXx80

Buitre acechando a niño, Kevin Carter, 1993. Ganó el premio Pulitzer por esta foto y criticado gravemente. El niño sobrevivió a esta imagen y murió en 2007 por fiebre, pero Carter se suicidó un año más tarde de tomar esta fotografía.

 

«Caminaba durante todo el día con el espíritu tenso, buscando en las calles la oportunidad de tomar fotografías del natural como si fueran flagrantes delitos. Me inspiraba, sobre todo, el deseo de atrapar en una sola imagen lo esencial que surgía de una escena». (Cartier-Bresson)

SPAIN. Andalucia. Seville. 1933.

Fotografía de Henri Cartier-Bresson, uno de los grandes fotógrafos de la historia.

El objetivo principal (aparte del 50 mm) de esta fotografía era retratar el mundo real, a veces, porque la fotografía era el nexo de unión entre los fotógrafos y la realidad.

Walker-Evans-American-Photographs-Back-In-Print-03

Fotografía de Walker Evans, quien formó parte del “movimiento documental” que tuvo lugar en los años 30, principalmente en Estados Unidos.

raymond depardon

Una de las fotografías de manicomios de Raymond Depardon.

El fotógrafo fue un chaseur d’images (como rezaba el primer carnet de periodista de Raymond Depardon), pero llegó un momento en que se vio tan involucrado, que algunos fotógrafos documentalistas pasaron a formar parte de la propia historia que contaban, pasaron a convertir sus propias vidas en sujetos fotográficos.

 

 

anders-petersen-cafe-lehmitz3-j1967-1970pg

Fotografías del Café Lehmitz, por Anders Petersen (1978)

café lehmitz

Fotografiaba con total naturalidad el ambiente en que él se movía, a sus amigos y conocidos, y ellos se dejaban fotografiar e incluso a veces eran quienes apretaban el disparador.

 

03-nan-goldin-ballad

The ballad of sexual dependency, Nan Goldin, Nueva York, 1985. En este fotolibro (cuya portada es esta foto), Nan Goldin hace una fotografía documental totalmente íntima.

A través de estos autores, la fotografía pasó a ser una descriptora sin pudor, que ya no atendía a cuestiones políticamente correctas, que llegaba a ser en ocasiones brutal y desagradable, que observaba el mundo a través del único filtro de la mera creación, de la voluntad de dejar documentos de la realidad.

¿Irán los fotógrafos al infierno por convertir su vida en fotografías, por preferir la fotografía a la vida?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s