Carol, la sublime belleza de lo natural

 

Cate Blanchett y Rooney Mara en el film. Fuente: nybooks.

Cate Blanchett y Rooney Mara en el film. Fuente: nybooks.

Por Alaia Rotaeche (@aL_rc)

Vivimos en una sociedad en la que nos sorprende que nos cuenten una relación homosexual con la misma naturalidad con la que nos cuentan una heterosexual; en la que nos sorprende que se ruede una escena de sexo (bellísima por cierto) entre dos mujeres sin pudor y como si fuera entre un hombre y una mujer. No estamos acostumbrados a eso. Y eso precisamente es lo que ha hecho Todd Haynes (el director de películas como Velvet Goldmine y I´m not there, el biopic de Bob Dylan) en Carol: contarnos el amor entre dos mujeres tratado con naturalidad. Una historia y unos diálogos con muchos matices.

Está claro que Haynes es un apasionado de la fotografía, y a lo largo de todo el film, pero muy especialmente durante el viaje por carretera que emprenden las protagonistas, se sirve del entorno, del paisaje, de la carretera y los moteles, para darle una atmósfera a la historia que la hace deliciosa.

La interpretación de unas magníficas Cate Blanchett y Rooney Mara apoyan unos diálogos que te atrapan desde el primer minuto y una fotografía tan bella como narrativa en sí misma. Para mí, la película se apoya fundamentalmente en dos aspectos: las estremecedoras miradas entre Blanchett y Mara y la fotografía, que se convierte en sí misma en otra protagonista de la historia.

Fuente: screencrush.

Rooney Mara como Therese. Fuente: screencrush.

En cuanto a las dos actrices, Cate Blanchett está espectacular en un papel con tantos matices que hasta que no llega la mitad de la película uno no termina de entender. La mirada profunda y penetrante de la actriz y su lenguaje corporal, que cuenta parte de la historia, le darán el Oscar, estoy segura. Pero la sorpresa para mí ha sido la joven Therese, interpretada por Rooney Mara, a quien estamos acostumbrados a ver en papeles de mujer fuerte y que aquí cambia de registro. Espectaculares sus ojos; si no estuviese nominada en la misma categoría que Alicia Vikander por La chica danesa, apostaría por ella sin dudarlo.

Ahora bien, no es una película que vaya a gustar a cualquiera, y estoy convencida de que tendrá muchos detractores. Es intensa en el mejor sentido de la palabra, no hay una constante acción, sino que la historia se apoya en las magníficas actuaciones de las dos protagonistas y en las historias paralelas a su relación.

Fuente: comingsoon.net

Fuente: comingsoon.net

En resumidas cuentas, una película preciosa estéticamente, brillante en cuanto a sus actores y a su dirección; un film de esos que se captan mejor en el cine, para percibir todos los matices a oscuras y a solas contigo mismo. Personalmente, yo todavía la tengo dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s