Los favoritos en los caucus golpearon en Nevada

Por Nicolás Ribas (@nicolasribas_)

Clinton Trump_opt (1)

Retratos de Donald Trump (Partido Republicano) y Hillary Clinton (Partido Demócrata), favoritos en los caucus de EEUU

Es cierto que los caucus no han hecho más que empezar con la apertura en Iowa (el primer día del presente mes), y aunque el primer golpe por parte de los republicanos lo dio el cubanoamericano Ted Cruz, Donald Trump no solo se recompuso con su primera victoria en New Hampshire, sino que se puso como favorito con sus victorias tanto en Carolina del Sur como en Nevada, donde venció con más de veinte puntos de diferencia sobre Marco Rubio y el propio Cruz.

Aunque los tres favoritos para representar al Partido Republicano en las elecciones que tendrán lugar en los Estados Unidos en noviembre del presente año son muy conservadores, Trump, con la sartén por el mango de momento, tiene el dudoso honor de ser el más radical de todos ellos. La vida está llena de paradojas e ironías que se trasladan también a la esfera de la política. Después de conocer los resultados de Nevada, Trump se regodeaba en su sonada victoria mientras celebraba el hecho de que el 46% de los hispanos del estado le habían confiado su voto. Irónico teniendo en cuenta que Trump ha prometido la construcción de un muro mayor del que existe ahora en la frontera del país con México, utilizando argumentos bastante xenófobos, tales como que traen al país crimen, drogas y violencia. Y, por si fuera poco, ha afirmado que lo iban a pagar los propios mexicanos. Sí, curioso, sobre todo teniendo en cuenta que el candidato favorito del Tea Party, Marco Rubio, con raíces cubanas (padres cubanos), no ha sido capaz de captar ese voto.

GOP Presidential Candidates Debate In Charleston

Marco Rubio, Donald Trump y Ted Cruz, en un debate en la cadena FOX. Fotografía: Scott Olson (Getty Images)

A pocos días para que tenga lugar el decisivo supermartes, día en que se vota en 11 estados, parte como favorito y si sigue sumando victorias como hasta ahora va a ser muy difícil frenarle en su carrera con vistas a la Casa Blanca. Después de dos legislaturas de gobierno demócrata bajo el mandato de Barack Obama, primer presidente negro de la historia del país, los estadounidenses están más polarizados que nunca. A pesar de que Hillary Clinton, favorita para representar al Partido Demócrata, forma parte del ala más conservadora del partido, la irrupción de Bernie Sanders en la pugna con la exprimera dama abre una ventana nueva en la concepción política de los Estados Unidos y es que Sanders se refiere a sí mismo como socialista (nunca había ocurrido tal cosa en la política estadounidense), lo que le ha valido el cariño de Trump, quién no ha dudado en referirse a él como “comunista”. Si Sanders consiguió una victoria importante en New Hampshire, Clinton hizo lo propio en Nevada y ciertamente no lo va a tener nada fácil para vencer a uno de los candidatos más progresistas de la historia del país (si no el que más), a pesar de su condición de favorita.

Sanders Clinton_opt (1)

Bernie Sanders y Hillarry Clinton en un debate en la CNN. Fotografía: CNN

Los sondeos apuntan que a pesar de que en el Partido Republicano hay una tendencia que da como vencedor final a Trump, en el Partido Demócrata la pugna está mucho más igualada y los sondeos marcan diferencias muy ajustadas. Y así fue también en Nevada, donde Clinton se impuso a Sanders por un margen tan estrecho como ajustado: 52,3% de los votos frente a los 47,7% de su contrincante.

Sea como fuere, la carrera a la presidencia se presenta más emocionante que nunca. La polarización ideológica de la opinión pública estadounidense es fruto de un descontento generalizado que tiene su origen en la falta de soluciones políticas a los graves problemas económicos que trajo para el país la crisis de las subprime, así como la consiguiente caída de Lehman Brothers: la mecha que encendió la crisis financiera, que lleva sacudiendo desde finales del 2008. Paro, mayores desigualdades y diferencias de clase, educación y sanidad muy costosa y en ocasiones inalcanzable para un grueso importante de la población, así como la progresiva desaparición de las clases medias son argumentos suficientes para la llegada de un candidato como Sanders, que está obligando a la propia Clinton a mirar a su izquierda si no quiere perder el pulso con el veterano político neoyorquino. El espectáculo está servido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s