¿Se celebra o no San Valentín?

Ralph San Valentín

Por Jorge Solano (@jgsolano_)

Solano– Oye Alfred, ¿vais a hacer algo este domingo por San Valentín?

Alfred– ¡Qué va tío! San Valentín es una mierda inventada que sólo sirve para incentivar el consumo.

Casi. Fue una fiesta inventada, pero no por los grandes almacenes. Cierto es que El Corte Inglés tiene una oferta de viajes para enamorados, pero no fueron los empresarios los pioneros de esta festividad, sino La Iglesia. En el año 494 d.C, en la Antigua Roma, cada 15 de febrero se rendía culto a Lupercus, protector de los pastores y sus rebaños. Un festejo pagano que nada le gustaba al papa Gelasio I, -por el hecho de ser pagano- y por ello decidió celebrar San Valentín, el santo que caía un día antes: el 14 de febrero, y prohibir así la celebración no religiosa.

Antes de San, Valentín fue un médico romano que se convirtió al catolicismo y fue ordenado sacerdote. El muy bonachón casó a soldados romanos cuando, en aquella época, no se les tenía permitido hacerlo. Y claro, en cuanto se enteró el emperador Claudio II, ordenó que lo ejecutaran. De esta manera se convirtió en mártir y santo para todos los enamorados.

AYa tío, pero los regalos, céntrate en los regalos… A alguien se le ocurrió vender la idea de regalar cartas de amor, o flores… bombones… y tal ¿no?

Pues sí. Se le ocurrió a Esther A. Howland. Norteamericana. Como Ralph Wiggum.

A– Jajajaja ¿Y qué tiene que ver aquí Ralph?

S– ¿Recuerdas aquel episodio en el que no recibe ninguna tarjeta de amor?

Pues esta mujer tampoco recibió ninguna. Pero al menos las vendió. Fue la primera persona que empezó a vender tarjetas postales de San Valentín en la librería de su padre, en Massachusetts. Hablamos de 1840. Y hablamos de esta mujer:

 

Esther A. Howland

 

Mmm. Pues eso.

Años después, en 1969, la Iglesia volvió a cambiar de opinión con el pontificado de Pablo VI: San Valentín dejaría de celebrarse, aunque el “santo” permaneciese intacto. Aun así, las tarjetas de la señora Howland dejaron huella en la sociedad moderna de consumo… Hasta hoy. Por ejemplo, Carlota y su pareja, siempre se han regalado flores, o han salido a cenar, o de viaje…

Matilde irá a un concierto con su chico, pero no porque sea San Valentín. Anita nunca ha hecho nada. Ella piensa como tú, Alfred. Pero Diego sí que le estará regalando en estos momentos un reloj a su novio. Así no tendrá excusa para llegar tarde.

Pepi también cree que El Cortes Inglés está detrás de todo esto. Pero en cuanto lea esto saldrá de dudas. No obstante……. Si quiere regalarle algo a María puede dejarse clavar una flecha y comprar un ramo compuesto por 12 rosas rojas de tallo largo de 60 cm que ahora con la oferta le sale por solo 44 euros.

O también puedes ir al campo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s