Arctic Monkeys o un grupo que marca a una generación

Turner

Alex Turner, vocalista y compositor principal de Arctic Monkeys. Ilustración: Verónica Living (@cardiodrama)

Por Nicolás Ribas (@nicolasribas_)

La música une a las personas. Poco importan las barreras del espacio y del tiempo, el lugar dónde hayas nacido, si eres creyente o no, si vistes de tal o cual manera o si formas parte de esta o la otra subcultura urbana. La música le gusta a todo el mundo. Puede que te guste más o menos, que tengas afinidad hacia estilos definidos, que sepas mucho o poco, pero es simplemente imposible que no te gusten determinados grupos o canciones. Sencillamente forma parte de nosotros desde tiempos inmemoriales y no podríamos vivir sin ella. Ya saben aquello que decía Nietzsche de que la vida sin música sería un error. Mientras nuestros padres crecieron escuchando a grupos como The Beatles, The Rolling Stones, Pink Floyd o Led Zeppelin, nosotros somos una generación marcada por los 90′: Red Hot Chili Peppers, Pearl Jam, Blur o Radiohead. Más recientemente una nueva hornada de grupos ha recogido humildemente el testigo, influenciados por todo lo que se había creado durante las últimas cuatro décadas. Es aquí donde los Arctic Monkeys se merecen su total reconocimiento. Por eso y porque ayer se cumplió una década de la publicación de su álbum debut que hizo perder la cabeza a toda la escena musical británica.

AM Glastonbury

Arctic Monkeys en el Glastonbury Festival 2013. Fotografía: Richard Johnson (Revista NME)

La historia de los Monkeys se remonta a las Navidades de 2001 en un barrio del extrarradio de High Green, en la periferia de la ciudad de Sheffield. Allí vivían Alex Turner (vocalista, guitarrista rítmico y compositor principal) y Jamie Cook (guitarrista principal), amigos desde la infancia. Además de eso eran vecinos, de modo que después de haber recibido instrumentos musicales como regalo navideño aprendieron a tocar de forma autodidacta. Poco después se incorporaron Andy Nicholson en el bajo y Matt Helders en la batería para acabar formando un grupo que empezó a hacerse conocido con un par de canciones que posteriormente se convertirían en himnos de la banda. Grababan sus piezas musicales en cd’s que repartían en sus conciertos y serían sus propios incondicionales quiénes más tarde las subirían en formato digital a una red social que tuvo mucho gancho en su momento: MySpace. Después de muchos conciertos, un par de EP’s y Beneath the Boardwalk (la primera maqueta del grupo que acabaría esparciéndose como la pólvora), llegó el disco que los catapultaría a la fama.

AM

Ayer se cumplió una década de la publicación de su álbum debut. Fotografía: IndieHoy

Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not fue un exitazo absoluto. Estos chavales de Sheffield apenas tenían edad para tomarse una pinta en Estados Unidos cuando publicaron su primer trabajo y sin embargo ya reventaban los bares y pubs de Londres a ritmo de rock. No en vano fue uno de los álbumes debut más vendidos de la historia del Reino Unido. Las primeras canciones ya son toda una declaración de intenciones, especialmente el primer single y hit del grupo: “I Bet You Look Good on the Dancefloor”. Rock de garaje, guitarras estridentes, golpes de batería potentes y sobre todo energía, mucha energía. A ese comienzo demoledor le sigue un estilo más melódico y armonioso, con los estrepitosos cambios de ritmo y las subidas y bajadas típicas de una canción, por lo demás, divertida y bailable. “Fake Tales of San Francisco” es otro de los temas que mayor reconocimiento y aceptación ha tenido entre sus seguidores. No tan agresiva, pero no por ello menos potente que la primera. Tampoco podemos dejar de mencionar “Dancing Shoes”, tema en el que se vuelven a hacer presentes los incisivos riffs de guitarra tan característicos de la banda. Otras canciones destacadas en la línea del disco son “Mardy Bum”, “When the Sun Goes Down” y “A Certain Romance” que pone el broche de oro a un disco con el que tanto hemos disfrutado. Y en directo ya ni te cuento.

No es el mejor disco de la historia, ni tan siquiera es el mejor disco de la anterior década, pero es innegable que estamos ante un grupo que ha marcado (y está marcando) tendencia dentro de la escena del pop británico. Es un grupo tan versátil que resulta difícil etiquetarlo dentro de un género específico, pero lo que sí podemos decir es que se han nutrido de estilos tan dispares como el garage rock y la psicodelia de los 60′, el post-punk y la new wave de finales de los 70′ y principios de los 80′ e incluso del stoner rock de finales de los 80′.

Solo un año más tarde salió a la luz Favourite Worst Nightmare, que aún siendo una continuación del estilo del primer disco es bastante más discreto (por no decir flojo, a pesar de que recibió buena crítica). Pero no fue hasta la publicación de Humbug cuando el grupo alcanzó su madurez musical. Seguían siendo esos simpáticos monitos del ártico británico con espíritu punk gamberro pero reinventados; pasaron a introducir a su estilo elementos de la psicodelia y del rock espacial, así como un sonido más limpio y elegante. Y es aquí dónde se produjo una ruptura que todavía causa estragos. Por un lado están los fans que reivindican únicamente esos dos primeros discos (destinados principalmente a un público muy joven, que rechaza toda la evolución posterior del grupo y que difícilmente podrían encajar dentro de un público de edad más avanzada); por otro lado están aquellos que se identifican más con el periodo que empieza con el tercer disco y, finalmente, estamos los que disfrutamos indistintamente de ambas etapas sin caer en fanatismos absurdos.

Después de Humbug vinieron sus dos últimos trabajos: Suck It and See y AM, la confirmación definitiva de que estamos ante un grupo con un talento mucho más grande del que sospechábamos cuando escuchamos por primera vez a los de Sheffield hace ahora ya diez años. Si Suck It and See ya nos pareció muy bueno, AM es un disco redondo que te deja hipnotizado durante sus 41 minutos de duración. Y no es para menos, la revista musical NME lo colocó entre los 500 mejores álbumes de la historia. Casi nada. No tengo mucho más que añadir, así que póngase cómodos y disfruten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s