Tolkien, la fantasía mezclada con mitología al servicio de la historia

December 1956:  British writer J R R Tolkien (1892 - 1973), enjoying a pipe in his study at Merton College, Oxford, where he is a Fellow. Original Publication: Picture Post - 8464 - Professor J R R Tolkien - unpub.  (Photo by Haywood Magee/Picture Post/Getty Images)

Por Carmen Sánchez (@edhelgrim)

El pasado 3 de enero se cumplieron 124 años del nacimiento de uno de los autores de literatura fantástica más aclamados de todos los tiempos. John Ronald Reuel Tolkien nació un año de 1982 en Bloemfontein, Sudáfrica. A los tres años se mudó junto a su familia a Inglaterra, donde estudió Filología inglesa en Oxford, universidad en la que posteriormente ocuparía la cátedra de Rawlinson y Bosworth enseñando anglosajón.

Sin embargo, J.R.R. Tolkien es recordado por haber creado la historia mitológica de la que, a su juicio, carecía Gran Bretaña. Con ello, toda su obra gira alrededor de una creación de fantasía que tiene lugar en la Tierra Media, un mundo donde conviven humanos, elfos, enanos o hobbits.

El profesor escribió El Señor de los Anillos, una de sus obras más conocidas, entre 1937 y 1949. En esas fechas, el mundo ya había asistido a las dos Guerras Mundiales, un suceso que, tolkien2aunque el propio auto negó, muchos expertos relacionan directamente con el transcurso de la historia de su ópera prima, puesto que en 1916 se enroló en el ejército británico y sirvió como oficial de comunicaciones en la Primera Guerra Mundial, donde perdió a la mayoría de sus amigos. En la trilogía, un hobbit -ese ser fantástico que Tolkien creó de la nada, casi por error, cuando escribió en un examen el blanco el inicio de un cuento, “En un agujero en el suelo, vivía un hobbit”, confundiendo la “h” con la “r” de  rabbit, conejo en inglés- se ve obligado a dejar la paz y tranquilidad de su vida para emprender una aventura contra el Señor Oscuro y destruir el anillo que le hará tener el control absoluto de la Tierra Media.

Y alrededor de esta historia creó todo un mundo de fantasía que, aunque se quedó un poco lejos de su idea de dotar a la cultura inglesa de una mitología como fuese la griega, ahora ha pasado a formar parte del imaginario colectivo. Esta intención del autor cristalizó en El Silmarillion, que yo siempre he considerado la Biblia de la Tierra Media. En unas 500 páginas, Tolkien creó desde cero la historia de ese mundo fantástico donde se pueden observar ciertos matices provenientes de distintas religiones: desde un Dios todo poderoso (Eru) que crea a las siete diosas y los siete dioses que conforman el Panteón de la Tierra Media hasta la creación de los elfos, a imagen y semejanza de estos dioses hasta el punto de ser inmortales, o de los hombres.

tolkien 3

Tolkien con su esposa, Edith.

En esta recolección de historias se encuentra tal vez la más autobiográfica (dentro de lo que cabe en la literatura de ficción). Tolkien conoció a Edith Mary Bratt en el orfanato (Ronald, que así se le llamó siempre en su círculo más íntimo, quedó huérfano de padre y madre a los 5 años) cuando él tenía 16 años y ella sólo 13. Ambos se enamoraron, pero el padre Morgan, a quien correspondía la custodia del joven, le prohibió terminantemente hablar con la chica e incluso mantener correspondencia con ella hasta que él cumpliese 21 años.

Tolkien esperó pacientemente y la misma tarde en que cumplió la edad estimada envió una carta a Edith declarándole su amor y pidiéndole matrimonio. Aunque ella ya estaba comprometida, puesto que pensaba que el escritor se había olvidado de ella, rompió su compromiso y se casó con Tolkien. Este matrimonio duró hasta la muerte de Edith el 29 de noviembre de 1971. Ni dos años pasaron hasta que llegó la del profesor, el 2 de septiembre de 1973. Ambos fueron enterrados en la misma tumba en cuya lápida reza “Luthien y Beren”, el nombre de los protagonistas de una de las historias que componen la mitología de la Tierra Media. En ella, Luthien y Beren conforman una pareja cuyo amor es imposible debido a su naturaleza diferente: Luthien era una elfa inmortal y Beren un hombre mortal. Esta historia fue también la base de otra más conocida en el mundo Tolkien, la de Arwen y Aragorn, descendientes de los anteriores, y dónde Aragorn tuvo que esperar a ascender al trono de Gondor para poder casarse con Arwen, quien le esperó y renunció a su vida inmortal.

Los Inklings, la vuelta a la fantasía

De esta manera, Tolkien formó parte de uno de los grupos más selectos de la literatura británica: los Inklings, académicos y escritores vinculados con la Universidad de Oxford entre los que se encontraba otro de los escritores de novela fantástica que más ha trascendido a nuestros tiempos, el que escribiese Las Crónicas de Narnia: C.S. Lewis.

Los Inklings no eran propiamente un club ni una sociedad literaria, sino un grupo de hombres que se reunían una vez a la semana para leer y criticar los manuscritos de sus miembros. Todos sus miembros eran entusiastas de la literatura y su objetivo era, especialmente, dar un impulso y un valor que se había verdido perdido a la ficción.

Aunque no se consolidó como un grupo ni como una generación, sí que ha tenido cierta repercusión en la creación de sociedades que hacen que pervivan los valores de estas reuniones. Ejemplo de ello es la Mythopoeic Society en Estados Unidos y la Tolkien Society británica.

tolkien

Inscripción del Anillo Único diseñada por el propio Tolkien.

De todos sus autores, Tolkien es el más destacable, no sólo por la repercusión de sus obras, sino por la complejidad de las mismas (por mucho que la Academia sueca desestimase la propuesta de C.S. Lewis para que su colega optase al Nobel de literatura debido a su mala prosa). Pocos autores han podido crear un mundo tan completo, desde prácticamente cero, con una historia totalmente detallada, así como el desarrollo de una cartografía perfecta e incluso el desarrollo de una lengua, el élfico, con todas sus variedades dialécticas correspondientes y un alfabeto nuevo.

De esta manera, nos dejó la visión de la unión de todos en contra de lo oscuro, la posibilidad de una luz después de la tormenta envuelta en una lección de preservación de la Naturaleza que tanto amaba.

No diré “no lloréis”, pues no todas las lágrimas son amargas.

 

Anuncios

Un comentario en “Tolkien, la fantasía mezclada con mitología al servicio de la historia

  1. Pingback: 15 libros que no debes dejar escapar en la Feria del Libro | La línea de fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s