El ombligo nacional

JE-SUIS-CHARLIE-PARIS-RALLY-2

Con el boom informativo de las últimas semanas relativo a las elecciones y sus consecuencias y salidas, la polémica sobre la cuestión de Cataluña, la división interna del PSOE, etc… los grandes medios nacionales parecen haber olvidado que hay vida más allá de nuestras fronteras. Está claro que el criterio de proximidad prima en la elección de las noticias a las que se da relevancia (y es legítimo; al fin y al cabo las elecciones afectan a todos los españoles de forma inmediata) pero también España está inserta en un sistema internacional, en un mundo, de acuerdo, casi inabarcable en materia informativa. Pero no es excusa para la desinformación en la que nos encontramos.

Ya se habló largo y tendido de todo esto cuando tuvieron lugar los atentados de París; es la vieja cuestión de “por qué afecta más lo que pasa en París que lo que pasa en Beirut”, cambiando París y Beirut por Nueva York y Kabul, Madrid y El Cairo, y un largo etcétera. Sin ir más lejos, el pasado martes el diario El País informaba sobre la liberación de la ciudad irakí de Ramadi del ISIS por parte del ejército de Irak. Según fuentes del ejército irakí, se pudo evacuar a la mayor parte de la población civil, aunque según la BBC algunos ciudadanos también quedaron atrapados entre los dos fuegos. No obstante, supone un duro golpe a la organización terrorista, que controlaba la ciudad desde 2014. En esta ofensiva el ejército irakí cuenta con el apoyo aéreo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, con todas las implicaciones que ello supone y con la segura respuesta que el ISIS dará a este ataque.

Beirut es otra de las ciudades más castigadas por el ISIS y más olvidadas por la comunidad internacional. La población vive hostigada por los yihadistas, pero además ven mermadas sus oportunidades ante la pasividad o la agresividad de Occidente, sin saber qué es peor. Si bien es cierto que la mayor parte de los refugiados que llegan a las costas europeas son sirios, los libaneses llevan años huyendo de un país azotado continuamente por la guerra. Y, para más escarnio de la población, ahora ven cómo las autoridades libanesas niegan el establecimiento de campos de refugiados para los sirios. Ahora está de moda Siria, pero, sin menospreciar la gran crisis humanitaria que esto supone para Europa y para el mundo entero, no olvidemos al Líbano. Ni a Palestina, que fue la moda del año pasado.

En 2015, según ACNUR, se han cumplido récords de desplazamientos forzosos por causa de la guerra. Además, (¡vaya!) hay países más al sur de Egipto como son la República Centroafricana, Nigeria, Somalia o Sudán del Sur a los que Occidente (y sus habitantes, aquí entonamos un mea culpa) vuelve la espalda. La memoria de Occidente es tan corta que asusta.

Quisiéramos proponernos para 2016 ser más conscientes de dónde vivimos, de cómo hemos llegado hasta aquí y de la historia. Una comunidad internacional sin historia ni memoria está condenada al fracaso. Tal vez sea mucho pedir a estas alturas del partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s