El día que Munch me hizo llorar

Por Leslie Lane (@cardiodrama)

Era lunes y paseaba sola por Madrid. No me topé con Munch por casualidad. Yo le buscaba. Alguien me había comentado que estaba en el Thyssen. Entré en la sala con el corazón en el pecho y salí de allí con los ojos latiendo.

La exposición se dividía en nueve series de ochenta obras en total. Sentí el primer estremecimiento en la serie Melancolía, con Atardecer. Escribí en mi libreta «He mirado a la cara a las mujeres de Munch. A sus lilas». Sus lilas eran sus ojos, los surcos morados de la piel que les rodea.

Edvard-Munch-Atardecer-1888-1024x781

Atardecer, 1888

Luego me puse delante de Dos seres humanos. Los solitarios y se me llenaron los ojos de lágrimas. De soledad, de la soledad de aquel pintor, de la soledad de aquellos personajes anónimos, de la soledad de aquella chica parada frente a un cuadro.

NG.KH.A.19063_pressebilde

Atardecer, 1888

Muerte y Pánico iban casi de la mano. Me gusta imaginar que no cambió de paleta cuando pintó aquellos cuadros entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, porque los colores eran parecidos, hay algo en las formas del pánico que se adivina en los rostros de la muerte. Creo que si algo tienen realmente en común las obras allí reunidas es el miedo, y el reflejo de una cruda realidad, frente a la que el autor escribía: «Al contrario, cuando pinto la enfermedad y la desgracia supone un sano desahogo. Es una reacción saludable de la que se puede aprender y según la cual se puede vivir».

DP827879

Pelirroja con ojos verdes (El Pecado), 1892

Hay muchos cuerpos femeninos en los cuadros de Munch, ideas trazadas de la mujer como una femme fragile y como una femme fatale. Estas mujeres tienen tanta fuerza en las pinturas como la tendrían si nos topáramos con ellas en la vida real.

 

Munch no lo sabe, porque murió en 1944, pero me abrazó mientras yo miraba su Consolación, y por eso me quedé clavada en el suelo del museo. En esa misma sala, observando la serie que alguien había decidido llamar Melodrama, aprendí que los celos, y a veces el amor, son una habitación verde con rosas.

display_image

Consolación, 1894

Pero el Amor tiene su propio territorio en este espacio. Los besos de Munch son oscuros y envolventes como una noche en la penumbra, y así fue como entré en los Nocturnos y me quedé prendada de los azules. Noche de invierno es un lugar y es un retrato. Es un lugar fuera y dentro de alguien, de mí, de cualquiera. Es frío pero es una caricia, es un momento adecuado en las circunstancias correctas. Miré al cuadro y vi las formas, colores y árboles sinuosos y levemente punzantes que habitan en el pecho, tal vez no en el corazón, sino en los meros latidos.

1900_Munch_Winternacht_980x654

Noche de invierno, 1900-01

Imaginé a Munch pintando aquellos óleos que son capaces de expresar la luz a través de la mancha de color, y pude verlo en Vitalismo. Observé su autorretrato mientras resonaban en mi cabeza las palabras que él mismo había escrito «De mi putrefacto cadáver brotarán las flores, y yo estaré en ellas, la eternidad».

859d802c22440850e02b57f86620e93e

Mujer junto a sillón de mimbre, 1920

Versaba junto a Desnudos otra frase del pintor: «En mi arte he intentado explicarme la vida y sus sentidos.»  Me resulta muy curioso que use los mismos colores para pintar retratos de pieles humanas y para pintar paisajes. Amarillo, verde, azul, morado, en diferentes medidas, en diferentes lugares. Rosa, lila amarillo, verde, azul, rojo en los accidentes críticos, como en las manos de la mujer que llora. La contundencia de los cuerpos de Munch reside en sus colores. Los desnudos femeninos lloran en rojo, la dirección de sus pieles grita. Los colores en el cuerpo de la mujer en Modelo junto a sillón de mimbre la hacen tan humana que duele.

Tan humana como me pude sentir frente a aquellos cuadros y grabados impregnados del expresionismo que Edvard Munch nos dejó.

jub_utstillng

Autorretrato, 1926

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s