Entrevista con Antonio Rubio Plo: “Este tipo de atentados son la expresión de un odio irracional”

IMG-20151116-WA0013

Por Ana Rodríguez (@AnaRodríguez_24)

Muerte y terror. Terrorismo en estado puro. Sin piedad. Es muy difícil mostrarse indiferente ante el que ha sido uno de los ataques más brutales en nuestro continente. Los nombres de Valentín, Asta, Guillaume, Aurélie, Valeria o  Mathieu han quedado enterrados bajo la mitología del yihadismo. Sin duda este asesinato ha sido un grito de guerra. Porque de eso se trata. De sembrar miedo. Los fanáticos han decidido abandonar sus trincheras para trasladarse ante la puerta de nuestras casas. Y lo han conseguido.

¿Por qué París? Francia cuenta con la mayor población de musulmanes de Europa. Las últimas estimaciones cifran el número en unos seis millones, lo que sería el 10 por ciento de la población. El analista en política internacional y columnista de ECD  (El Confidencial Digital), Antonio Rubio Plo divide esta población musulmana entre los musulmanes franceses de origen magrebí (los beurs), que se han integrado plenamente en la sociedad, y los que no han llegado a hacerlo.

Estas mayorías de jóvenes desarraigados, de tercera generación, que no tienen empleo, estudios o recursos viven en lo que Rubio Plo llama las “banlieues” de las grandes ciudades francesas.  A su juicio, el hecho de que estos jóvenes lleguen a radicalizarse no es sólo una cuestión de pobreza sino una sucesión de frustraciones que encuentran refugio en la propaganda yihadista.

Esta radicalización es la culpable de que ataques como los de Francia puedan volver a repetirse. “Este tipo de atentados son la expresión de un odio irracional, que pretende vengar en otros inocentes las consecuencias del colonialismo y del imperialismo en una larga sucesión de ‘ismos’ que se remontan prácticamente a las Cruzadas”, ha señalado Antonio Rubio.

El Daesh (acrónimo árabe correspondiente al autodenominado Estado Islámico) se ha convertido en un“protoestado” que ha decidido llevar la contraria a los principios de la Carta de la ONU y demostrar que la conquista territorial es posible. Y lo ha demostrado con su vocación expansionista en Siria, Irak e incluso en Libia. Para Rubio Plo este estado terrorista presume incluso de haber roto las fronteras establecidas por franceses y británicos en 1916 (Acuerdo Sykes-Picot) que trazaron los actuales límites de Siria e Irak.

Una interpretación rigurosa de una ideología religiosa es lo que está provocando que a pesar de los asesinatos, el EI (Estado Islámico) siga reclutando seguidores, sobre todo en Europa. Para el analista internacional, este hecho tiene una explicación y es que los jóvenes musulmanes radicalizados y frustrados de las sociedades occidentales ven las muertes como un mal necesario, como tantos otros ideólogos de la violencia que llamaban al sacrificio de seres humanos como condición necesaria para un futuro mundo mejor.

Es por ello por lo que lo que los riesgos existen y mientras unos luchan, otros se dejan caer en la pasividad de pensar que un día nos puede tocar. Rubio cree que este hecho es como decir “vivamos nuestra vida alegre y confiada, no salgamos de nuestro pequeño mundo. En definitiva, una actitud que desde luego no nos hará cambiar”.

“Vivimos en una época de emociones y sentimientos pasajeros, una sociedad líquida,  cambiante, incierta e imprevisible como dice el sociólogo Zygmunt Bauman. En cambio, los terroristas están dispuestos a morir por sus creencias y  presumen de ello. Por el contrario, en Occidente todo se ha relativizado, no hay asideros fuertes a los que agarrarse. Un culto desenfrenado al individuo como soberano absoluto lo invade todo.  Eso sí, la solidaridad perdida vuelve a aflorar en momentos de grandes catástrofes humanitarias, causadas por el hombre o por la naturaleza. Esa es una de nuestras esperanzas”, ha señalado el analista en política internacional durante una entrevista con la Línea de Fuego.

Ya lo vaticinaba el autor francés Tvetzan Todorov, ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales en el año 2008, en su libro El miedo a los bárbaros. En esta obra el escritor trató de hablar sobre una cuestión que ha afectado a la Humanidad desde el principio de su existencia: el enfrentamiento natural entre civilización y barbarie.

La guerra contra el terrorismo es una guerra de ocupación, y los gobiernos democráticos están asumiendo que todos los medios valen. Hace décadas al menos tenía un contenido ideológico que no se da en los conflictos actuales, señala Todorov en su obra. A su juicio las sociedades actuales intentan camuflar los conflictos políticos y sociales en guerras de religión o choque de civilizaciones. Sin embargo Rubio Plo considera que no hay tal guerra de religión ni choque de civilizaciones.

Sea lo que sea hay que buscar una salida a este conflicto. “Los gobiernos tienen que justificar ante sus opiniones públicas que garantizan su seguridad, aunque tengan que poner en riesgo sus libertades. Respecto a los medios de comunicación, deben a la vez informar con profusión y concienciar al público de las amenazas que le acechan”, apunta Antonio Rubio.

Para él la estrategia francesa de bombardear suelo sirio es una acción de legítima defensa. Aún así cree que no funcionará, al menos que descienda sobre el terreno y se gane el corazón y las mentes de muchos musulmanes. “La idea de Francia de coordinarse en sus acciones con Rusia es muy valiosa para Hollande que cree así que su país no está solo. Sin embargo, a Moscú parece interesarle más preservar su influencia, y sus bases militares, de décadas en Siria protegiendo a su aliado Bachar al Assad”, continúa explicando.

Sin embargo Francia ha hecho uso del art. 42. 7 del Tratado de Lisboa, una cláusula de solidaridad por la que los Estados miembros de la UE deberán prestar ayuda con todos los medios a su alcance a un Estado que sea agredido.

“Los yihadistas nos han declarado la guerra aunque algunos no quieran enterarse”, dice rotundamente Antonio Rubio. Y esta guerra seguirá su curso hasta que aprendamos que no hay camino para la paz sino que la paz es el camino. Aún así mientras esto ocurra no podemos dejarnos llevar por el miedo porque si hay una cosa que está clara es que el miedo se convierte en peligro para quienes lo sienten, y por ello no hay que permitir que desempeñe el papel de pasión dominante. Todavía estamos a tiempo de cambiar de orientación. No será fácil conseguirlo pero merecerá la pena intentarlo porque de las innumerables atrocidades que han sucedido en el universo, siempre quedarán las cicatrices y está claro que esta catástrofe y todas las relacionadas con el terrorismo son y serán por siempre una de ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s